Copy
 

observando

Newsletter que se publica los domingos con los temas de tecnología más relevantes de la semana.

Si te gusta el newsletter, compartilo. Me vas a estar ayudando mucho y si alguien te lo reenvió podés suscribirte o leer las anteriores ediciones acá. Además, también me encontrás en Instagram y Twitter.

Por Axel Marazzi

Index
  1. Vivimos entre bebés robots que están aprendiendo a manejar
  2. ¿Los pibes dejaron de usar Facebook? Depende del ingreso de su familia
  3. ¿Twitter te hará recomendaciones para que dejes de seguir gente?
  4. Una suerte pequeña, de Claudia Piñeiro
  5. Trump dice que Google arregla resultados de búsquedas y Google le dice mentiroso
  6. Facebook contra la discriminación a través de anuncios
  7. Otros links que podrían interesarte

Idea Millonaria s01e06

Llegamos a la media docena y ya estamos para festejar. Tanto que quien presenta este episodio es nuestra productora estrella: Olivia. Obviamente eso es lo mejor que sucedió, pero si les interesa seguir escuchando, van a encontrar que hablamos de periodismo, de cuál fue la última vez que -casi- gasto plata en un CD de música, una nota que hice sobre Fortnite para Revista Anfibia y más.


1. Vivimos entre bebés robots que están aprendiendo a manejar

Los autos que se manejan solos son la meca del transporte público. Al mundo del futuro nos lo imaginamos sin choques, con calles silenciosas sin bocinas, sin puteadas entre conductores y con pasajeros que pueden disfrutar su tiempo arriba de los vehículos para leer, trabajar o, lo que haría yo, dormir.

Quizás ese futuro exista y termine llegando, pero vamos a tener que atravesar muchos inconvenientes. En este momento de la historia las ciudades donde están siendo testeados este tipo de vehículos son como lugares donde hay robots bebés que están aprendiendo a manejar y que no tienen idea cómo realmente funciona la calle.

Un artículo de The Information reveló qué es lo que sucede. Los robots fueron programados –y son perfectos en ello– para respetar al 100% las reglas de tránsito. Los humanos, por su parte, somos completamente diferentes. En ocasiones vamos más rápido de la velocidad permitida, no frenando en los lugares que hay que frenar, doblando donde no se puede, hablando por teléfono y una lista prácticamente interminable de infracciones. Esto genera que en muchas oportunidades los vehículos que se manejan solos frenen de manera abrupa y, por ende, otros conductores chocan.

Esto no es algo nuevo para el mundo de la robótica. Los humanos son impredecibles y, la verdad, malos siguiendo reglas. Los robots no. Son sistemas exactos que están creados para actuar de determinada manera ante determinada situación. Para los sistemas informáticos lidiar con áreas grises es muy complejo. Y si bien la inteligencia artificial puede ser el mejor aprendiz que haya ahí afuera, la realidad es que todavía no es más que eso, un aprendíz.

Hay una anécdota preciosa que ya se volvió viral en lo que al mundo de los self-driving cars respecta que se dio en 2009. Un auto de Google, durante una prueba, se quedó parado sin poder reaccionar cuando llegó a una intersección porque estaba esperando que los conductores humanos frenaran (había una señal de stop). Como nunca lo hicieron, el auto se quedó paralizado. Está claro que la tecnología avanzó notablemente en esta –casi– década, pero también está claro que si bien la tecnología aprendió cómo resolver ese detalle, no aprendió cómo resolver el resto.

Y si bien lo que tienen que hacer este tipo de vehículos es aprender cómo ser un poco más agresivos a la hora de moverse sin tener accidentes, hay algo mucho, muchísimo más complejo: tienen que entender la cultura local de manejo en cada sociedad. No es lo mismo cómo se mueve una moto en Tailandia que en Buenos Aires. No es lo mismo una bicicleta en India que en Francia.

Quizás esta tecnología nunca llegue a ser perfecta. Quizás la utopía de los vehículos que se manejan solos, si bien van a existir y masificarse, al menos como la imaginamos no exista y estos vehículos nunca terminen de aprender cómo evitar accidentes y crear un mundo de paz en las calles. Lo que sí es cierto es que, eventualmente, aprenderán cómo ser mejores que nosotros y con eso alcanzará para corrernos del medio.


2. ¿Los pibes dejaron de usar Facebook? Depende del ingreso de su familia

Hace mucho venimos leyendo que muchos, sobre todo los más jóvenes, están dejando de usar Facebook y en vez de ir por la red social de Zuck donde estaban solo sus padres y tíos que les comentában lo lindo que salían en las fotos iban por otras que los viejos entienden menos como Instagram, Snapchat o YouTube, donde pueden elegir qué contenidos consumir. Y si bien esto es en general cierto –un estudio de Pew Research Center reveló que el uso de Facebook por parte de adolescentes cayó un 20% en los últimos tres años– si se miran los datos demográficos surgen divisiones muy interesantes.

Mientras que solo un tercio de los chicos de familias con mayores ingresos dijeron usar Facebook, hay una proporción mucho mayor de adolescentes –más de la mitad– de bajos ingresos que todavía usan la plataforma.

Hace algunos años, tres exactamente, los chicos con familias de menos ingresos usaban muchísimo menos Instagram y Snapchat. Tiene lógica y es fácil de entender los motivos: Instagram era una plataforma donde los chicos ricos mostraban su vida increíble mientras que Snapchat gastaba muchos datos. Si a eso le sumamos que eran dos redes sociales creadas especialmente para smartphones, cosa que no todos los chicos sin tanto acceso tenían, son comprensibles los motivos. Hoy, con Instagram habiendo crecido en popularidad de una manera brutal y con planes de datos más inclusivos, todas las redes sociales son utilizadas por chicos de diferentes clases sociales. La única diferencia es cómo empezó a cambiar la utilización de Facebook.

No es la primera vez que vemos algo similar. Facebook nació en, quizás, la institución más elitista del mundo: Harvard. Como si fuera poco, inicialmente estaba solo disponible en las universidades más respetables de Estados Unidos. Solo chicos privilegiados y ricos estaban allí. Eran jóvenes que escapaban a MySpace.

La socióloga danah boyd (quien prefiere que su nombre sea escrito en minúsculas), una de las principales investigadoras de Microsoft Research, llamó a esta migración entre plataformas digitales "white flight" comparándolo con el momento en el que las personas blancas emigraron de los suburbios a las ciudades, un fenómeno que empezó en Estados Unidos a mediadios del siglo 20.

Pero hay otros motivos un poco más nobles. Facebook es la mejor herramienta para organizarse a favor de causas sociales. Muchos jóvenes cuando ven injusticias deciden protestar. No se me ocurren plataformas más lejanas a esto que Instagram o Snapchat.

Una piba que habló con los de Quartz explicó que si bien usa Instagram cuando está aburrida, lo hace de una manera más automática. Con Facebook es diferente, porque lo usa de manera intencional y para hacer contactos. Ahí es donde es parte de diferentes grupos con intenciones concretas.

A fin de cuentas lo que hay que entender es que las redes sociales son plataformas donde los adolescenten van porque están sus amigos. Si chicos ricos empezaron a migrar desde Facebook a otras como Instagram, los nuevos miembros no querrán entrar simplemente porque sus amigos no están ahí. Pasa exactamente lo contrario con jóvenes que pertenecen a familias con menores ingresos.


3. ¿Twitter te hará recomendaciones para que dejes de seguir gente?

Durante la semana se filtraron imágenes donde se puede ver una feature en Twitter que te recomienda a quién dejar de seguir. Es curioso, porque seguir usuarios es la base para armar una una lista de personas que podremos leer y que nos mantendrían enganchados a la red social. El tema es...¿vale la pena no solo la cantidad sino también la calidad de personas que estamos siguiendo?

Después de la filtración, un vocero de Twitter salió a explicar la movida y, como un heavy user, apoyo la movida:

Sabemos que la gente quiere un timeline relevante. Una forma de lograr esto es dejando de seguir a personas con quien no tiene relación. Realizamos una prueba increíblemente limitada para que algunos usuarios vean las cuentas con las que no interactuaban para comprobar si les gustaría dejarlas de seguirlas.

Particularmente no necesito esta característica porque soy de los obsesivos que, cada uno o dos meses, recorre todas las personas que está siguiendo para darle unfollow a aquellos con los que, por algún motivo u otro, dejé de relacionarme. De esta manera intento tener un timeline sano. Pero no todos lo hacen.

Muchos se quejan constantemente de lo tóxico que puede ser Twitter y si bien entiendo desde dónde viene esa crítica, la verdad es que yo, poco a poco, fui creando una base de personas que son copadas, que no están constantemente criticando, que me divierten y me suman. Por eso pienso que esta característica debería ser implementada ya mismo en la red social.


4. Una suerte pequeña, de Claudia Piñeiro

Después de haber estado 20 años viviendo en Estados Unidos, lugar que ya siente como su hogar, su lugar y donde se reconoce, la protagonista de la novela vuelve a Temperley, donde vivía antes, para encontrarse con el pasado del que había escapado. Un sufrimiento increíblemente profundo que no se sabe si podrá enfrentar. Un pasado al que le teme. Una sombra de la cual pudo sobrevivir, pero que nunca dejó de existir en su vida.

No soy fanático de los libros que, constantemente, hablan de los sentimientos de los personajes. Soy de las descripciones y de los entornos, pero Piñeiro logró engancharme con esta novela que, por momentos, asfixia y te hace sufrir como lo hacen sus personajes.

En sus poco más de 230 páginas Piñeiro muestra el interior de no solo una persona, sino también de una familia y una sociedad repleta de personas que juzgan sin saber, de parientes que son más lejanos que un desconocido y personas que logran salvarnos de la oscuridad.

Aviso que quizás necesites un pañuelo cerca si decidís entrarle a Una suerte pequeña.


5. Trump dice que Google arregla resultados de búsquedas y Google le dice mentiroso

Hace ya mucho tiempo que Trump se tiró en contra de los medios estadounidenses que escriben en contra de las pelotudeces que está haciendo y poco a poco está saliendo a atacar a otros frentes. Uno de los elegidos es Silicon Valley en general y ahora Google en particular. A través de una serie de tuits, el Presidente acusó a la empresa de arreglar los resultados de las búsquedas para darle preferencia a medios que están en su contra y esconder a los que están a su favor.

En un video que tiene la misma música que esos que cuelgan en redes sociales como YouTube y donde cuentan conspiranoias, Trump mostró cómo Google ponía un link en el homepage al discurso de Obama y cómo no hizo lo mismo con él.

Google, a través de un comunicado, básicamente explicó por qué lo que dice Trump es mentira porque sí resaltaron en su homepage en 2018 el discurso de Trump de la State of The Union y no en 2017 porque, técnicamente, no dio ese discurso.

On January 30 2018, we highlighted the livestream of President Trump’s State of the Union on the google.com homepage. We have historically not promoted the first address to Congress by a new President, which is technically not a State of the Union address. As a result, we didn’t include a promotion on google.com for this address in either 2009 or 2017.

De hecho, hay capturas que lo demuestran en r/The_Donald, el subreddit que es pro-Trump. Qué jodido que un presidente que se está quejando constantemente de las fake news esté publicando una en su cuenta de Twitter con el tuit pinned.


6. Facebook contra la discriminación a través de anuncios

Las herramientas para realizar targeting de anuncios de Facebook son una de las características más cuestionadas de la red social. Ahora desde la plataforma revelaron que eliminarán 5.000 categorizaciones que eran utilizadas para excluir ciertas religiones o grupos minoritarios.

De esta manera se borrarán categorías como "native american culture", "islam cultureo" o "budismo". Considerando que había anunciantes que, por ejemplo, podían usar esas categorizaciones para discriminar racialmente a ciertos usuarios en anuncios relacionados a la vivienda o empleos tiene lógica que lo hagan.

Una investigación de ProPublica de 2016 demostró cómo las herramientas de publicidad de Facebook permitían excluir que anuncios relacionados a alquileres de casas sean mostrados a afroamericanos. Esto era posible porque Facebook siempre incluyó opciones como "afinidad étnica", alegando que la afinidad de un usuario por ciertas páginas, grupos y otros contenidos publicados en la red social no correspondían técnicamente a su raza o religión.

La investigación de ProPublica llevó a que el Cactus Negro, una organización política racial formada por los miembros afroamericanos del Congreso de Estados Unidos, acusara a la red social de violar la Ley de Equidad de Vivienda. Por ese motivo esta es una medida que era de esperarse. Zuck hace tiempo se comprometió con Washington a evitar que los anunciantes puedan discriminar a través de las herramientas que ellos crearon.


7. Otros links que podrían interesarte


Si hay algo que quieras decirme, no tenés más que contestar este correo o me encontrás en Twitter e Instagram. Si te gustó observando, compartilo. Hasta el próximo domingo ❤️

                                                           






This email was sent to <<Email Address>>
why did I get this?    unsubscribe from this list    update subscription preferences
observando · hecho en buenos aires con mucho ❤️ · Capital Federal, Buenos Aires 1431 · Argentina