Copy
Ver en el navegador

observando

Cultura, diseño, internet, tecnología y ciencia

Por Axel Marazzi


Canción de la semana: Neil Young – Harvest Moon

1. Pablo Neruda y la profecía de Rimbaud

Pablo Neruda se convirtió en un icono. En un icono de, sobre todo, la poesía pero también de la literatura en general. Y lo fue durante una gran parte de su vida. Cuando ganó el Nobel dos años antes de su muerte, por ejemplo, ya era conocido en todo el mundo. No por nada otros grandes escritores de su época, como Gabriel García Márquez, lo consideraban el más grande poeta del siglo XX.

En diciembre de 1971 Neruda ganó el Nobel y el discurso que dio fue un recorrido no solo por su arte o lo que para él significaba, sino por su vida. Desde cómo sufrió la dictadura en Chile hasta cómo se convirtió en el poeta que ganó ese premio.

Recorto algunos párrafos que más me gustaron.

Sobre la necesidad de aprender de otros poetas:

No hay soledad inexpugnable. Todos los caminos llevan al mismo punto: a la comunicación de lo que somos. Y es preciso atravesar la soledad y la aspereza, la incomunicación y el silencio para llegar al recinto mágico en que podemos danzar torpemente o cantar con melancolía; mas en esa danza o en esa canción están consumados los más antiguos ritos de la conciencia: de la conciencia de ser hombres y de creer en un destino común.

Sobre la unión y la profecía de Rimbaud:

Hace hoy cien años exactos, un pobre y espléndido poeta, el más atroz de los desesperados, escribió esta profecía: A l’aurore, armés d’une ardente patience, nous entrerons aux splendides Villes. (Al amanecer, armados de una ardiente paciencia entraremos en las espléndidas ciudades.)

Yo creo en esa profecía de Rimbaud, el vidente. Yo vengo de una oscura provincia, de un país separado de todos los otros por la tajante geografía. Fui el más abandonado de los poetas y mi poesía fue regional, dolorosa y lluviosa. Pero tuve siempre confianza en el hombre. No perdí jamás la esperanza. Por eso tal vez he llegado hasta aquí con mi poesía, y también con mi bandera.

En conclusión, debo decir a los hombres de buena voluntad, a los trabajadores, a los poetas, que el entero porvenir fue expresado en esa frase de Rimbaud: solo con una ardiente paciencia conquistaremos la espléndida ciudad que dará luz, justicia y dignidad a todos los hombres.

Así la poesía no habrá cantado en vano.

Colaborá con observando

Si te gusta lo que hago, podés colaborar con observando suscribiéndote con tarjeta de crédito, con tarjeta de débito o, si estás fuera de Argentina, a través de Patreon o PayPal. Vas a estar ayudándome mucho.

2. La radio de Harvest Moon

Esta semana publiqué un tuit donde decía que todos deberían abrir su cuenta de Spotify, ir a la canción Harvest Moon de Neil Young y poner la radio de ese tema.

Alargo el consejo a vos, lector de mi vida, porque sé que, como a mí, te cabe la buena música. Aparecen temazos mal como "Dreams" de Fleetwood Mac, "Northern Sky" de Nick Drake, "Pale Blue Eyes" de The Velvet Underground, "This Must Be The Place" de Talking Heads, o "Sweet Virginia" de los Stones. En fin, disfrutá el domingo con buena musiquita.

Quote

“Nuestros hogares son nuestra prisión; uno encuentra la libertad en su decoración.”

– Coco Chanel, Vogue (1938)

Compartí la frase en Twitter

Otros enlaces que podrían interesarte

  1. La gran importancia de la Fundación Bill & Melinda Gates Foundation en la lucha contra el coronavirus.
  2. Es curioso el caso de Rusia y cómo puede beneficiarse por el cambio climático: a medida que la temperatura a nivel global aumenta en el país, donde nunca se pudo cultivar por el extremo frío, esas perspectivas cambian.
  3. El 2020 fue el año del streaming. Por eso es interesante las reseñas de The Verge de los servicios de streaming más importantes del mercado. El único que se llevó un 10 fue Netflix.
  4. Los tuits más impactantes de Trump.
  5. Esta visualización de las adquisiciones más importantes relacionadas al mundo tecnológico es espectacular. Lo de Slack es brutal.
  6. Utilizando ciencia para hacer predicciones.
  7. En Los Angeles, durante los 80s, robaban un banco por hora.
  8. Un servicio que, de manera random, te lleva a un bosque del mundo para que escuches sus sonidos.
  9. Hoy, en “trabajos que van a ser reemplazados por máquinas”, un episodio espectacular.
  10. De la muerte de la Princesa Diana al Covid-19: 25 años en fotos periodísticas.

+ Outro

Hola, amiguite del bien. ¿Cómo va?

Yo bien. Te escribo desde la casa de mi vieja, donde pasé Navidad y me quedo hasta el domingo a la tarde. Hacía casi un mes que no venía y casi 6 meses en los que no me quedaba a dormir, así que aproveché para disfrutar estos días de relativo relax en familia.

Volví al League of Legends. Como no tenía tanto para hacer se me ocurrió que sería una buena idea bajármelo y jugar algunas partidas. La cosa es que, obvio, estoy jugando muchísimo más de lo que hubiera imaginado. Como si fuera poco Nico Alonso, mi amigo argentino que vive en Chile desde que era un chico, me presentó a sus amigos que juegan League of Legends así que los últimos días pasé horas y horas charlando mientras juego algunas partidas con mis nuevos amigos chilenos.

Quería aprovechar estos días para terminar La hija única, el libro que estoy leyendo de Guadalupe Nettel, pero me lo olvidé en casa así que no tengo librito para tirarme a leer en el patio. Ya te imaginarás cómo paso ese tiempo con los pies en el pasto: sí, con el celular. No, no lo digo orgulloso.

Ayer terminé Defending Jacob, una de las primeras series originales de Apple TV+. Muy, muy buena. No sé si la reseñaré para la semana que viene o para la otra. La verdad es que, como verás, estoy haciendo ediciones de observando super cortitas. Es porque hace tiempo que no paro y quiero tomarme la mayor cantidad de tiempo posible libre. Calculo que será así durante gran parte del verano. Tengo la intención de no decirle que no a ninguna pileta e intentar escaparme a donde sea todos los fines de semana que pueda.

Nos vemos leemos la semana que viene.

Gracias por leer,

Axel

PD: Si querés aportar a la causa, podés suscribirte para aportar monetariamente a observando o si eso te parece mucho podés comprarme un cafecito.

 

¿Te gusta observando? Recomendalo en Twitter
¿Querés modificar la manera en la que recibís observando?
Podes actualizar tus preferencias o desuscribirte.