Copy
Ver en el navegador

observando

Recopilación de links que podrían interesarte

Por Axel Marazzi


Canción de la semana: GULI – Lava

1. Oki Sato

Como sabes, me gusta el diseño, todo tipo de diseño (pun intended), y por ese motivo me encantaron los especiales que hicieron los de Braun (Dieter Rams te amo) junto a la edición británica de la revista GQ donde entrevistaron a algunos de los diseñadores más interesantes del mundo. Se tratan de cuatro mini entrevistas que duran entre cinco y diez minutos donde un entrevistador con muchas ganas de aparecer en cámara –ya vas a entender de qué hablo si los ves– habló con Oki Sato, Gadi Amit, Lu Yongzhong, Tom Dixon y Oliver Grabes.

El que más me interesó fue el de Oki Sato, que además de diseñador también es arquitecto y el fundador del estudio Nendo. A Sato ya lo conozco hace tiempo. Se hizo muy famoso después de que Issey Miyake, una leyenda del diseño de moda en el mundo, le pidiera que creara una silla a partir del papel descartado de su colección Pleats Please, lo que dio como resultado la silla Cabbage.

Lo más interesante que tiene Oki es su dinamismo. Con su estudio, que fue fundado en 2002, diseñó desde lapiceras desechables hasta muebles high-end para compañías como Fritz Hansen, Cappellini o Minotti. Ideó desde parques públicos hasta el interior de la red de trenes TGV, el servicio ferroviario de alta velocidad interurbano de Francia.

El secreto de su éxito está en lo lúdico de sus diseños. En contraposición de lo que todos pensamos sobre el diseño y la vida japonesa, que relacionamos con el minimalismo de Muji, el orden de Marie Kondo o la simpleza de marcas como Uniqlo, Oki Sato no se aleja de eso en lo que se relaciona a la simpleza de sus creaciones, pero sí se aleja completamente de esa rigidez, de ese silencio japonés.

Oki Sato tiene 42 años y su estudio es una bestia que produce cientos de objetos al año. De hecho trabaja, en simultáneo, en alrededor de 400 proyectos. Es una locura. Probablemente ningún otro estudio, al menos de la magnitud de Nendo, lleve adelante tanta cantidad de proyectos en simultáneo.

Uno de los diseños que más me gusta de Oki es una serie de mesas enredadas, llamadas justamente Tangle Table, que creó en 2016 para Cappellini. Lo que más me gusta de esta mesa es cómo pasó de un boceto increíblemente simple a una creación igual de minimalista pero, al mismo tiempo, tierna, como sacada de un dibujo animado. El boceto se trata de un personaje ultraminimalista abrazado a una mesa y, esa mesa, abrazada a otra mesa a través de una de sus patas. Este diseño reúne todo lo que Oki Sato tiene como premisa: diseños simples, minimalistas, pero al mismo tiempo lúdicos. Una mesa completamente blanca que, si no fuera porque se está abrazando de otra mesa, sería convencional. Pero no lo es. Ver esas creaciones te da una ternura que, al menos yo, nunca hubiera esperado de una mesa. Un producto absolutamente solitario que no se quiere alejarse de su par.
 

2. La energía de las grandes metrópolis

No sé nada de Jerry Seinfeld. No vi su serie, no sé cómo es su humor y no sé si me gustaría. Quizás algún día vea Seinfeld, pero los fanáticos de la serie, o sea todo el mundo menos yo, me quemaron tanto para que la viera que quizás simplemente me sacaron las ganas de consumirla. Pero bueno, ya basta con el párrafo que usarán para bardearme. Pasemos al motivo de este pequeño ¿artículo? Nunca sé cómo decirle a lo que escribo en observando. En fin.

Esta semana Eliana me pasó una nota de opinión que escribió Seinfeld en The New York Times en respuesta a un texto que publicó el emprendedor James Altucher titulado NYC está muerto para siempre. Seinfeld en su artículo habla de la energía que tiene New York y cómo se reinventa todo el tiempo. Y sentí ese texto muy cercano. Es algo que hablo hace tiempo con muchas de las personas que quiero en relación a la Ciudad de Buenos Aires y cómo la energía de la ciudad, que muchas veces puede ser apabullante, es lo que la convierte en el lugar más interesante de la Argentina.

Hay algunas metrópolis que se le acercan, como Córdoba, Rosario o Mendoza, pero siento que CABA es un lugar único e incomparable con el resto del país. Viví toda la vida en el conurbano y recién cuando me mudé a Capital me di cuenta de esto. Y pude, por decirlo de alguna manera, comprobarlo después que me separé y volví por algunos meses a vivir a Quilmes. Todas las ciudades tienen lo suyo, siempre hay sitios interesantes, nuevas cervecerías y restaurantes para visitar, pero la energía que siento que CABA no la encontré en ningún otro lado. Y es un poco lo que dice Seinfeld que le pasa con New York.

Les dejo algunos párrafos que me parecieron espectaculares:

¿Sabés por qué? Porque no hay energía.

La energía, actitud y personalidad no pueden transferirse incluso a través de las mejores conexiones a internet. Esa es la razón por la cual muchos de nosotros nos mudamos a New York en primer lugar.

¿Nunca te preguntaste por qué existe Silicon Valley? Siempre me pregunté, ¿por qué estas personas trabajan y viven en el mismo lugar? Si tienen toda esta tecnología increíble, ¿por qué no se van donde quieren y se conectan a través de sus dispositivos? Porque no funciona, ese es el motivo.

Energía humana real, viva, inspiradora existe cuando nos coagulamos juntos en lugares limadísimos como New York. Sentirte bajón porque no podés ir al teatro durante un tiempo no es lo esencial que hace New York el brillante diamante de actividad que volverá a ser en un tiempo.

¿Pensáis que Roma va a desaparecer? ¿Londres? ¿Tokio? ¿La East Village? No, no van a desaparecer. Esos lugares cambian. Mutan. Se transforman.


3. La historia de Sterling Brown

”La ciudad de Milwaukee me quiso dar u$s 400.000 para que me callara después de que policías se arrodillaron en mi cuello, se pararan en mis tobillos, y me picanearan en un estacionamiento. Pero tienen que saber esto: yo no seré callado”.

Así arranca Sterling Brown, jugador de los Milwaukee Bucks, equipo de la NBA, su artículo publicado en The Players Tribune. ¿Qué había pasado? Sterling había ido al supermercado y había dejado el auto en un estacionamiento para discapacitados. La ley indica que tendrían que haberle puesto una multa de u$s 200 y permitido que se fuera manejando como si nada. No solo hicieron lo que relató más arriba, sino que lo metieron en cana. Durante toda la noche, en una celda, lo escupieron y bardearon. Los policías que le hicieron eso no sabían quién era.

El texto completo es desgarrador y muestra lo que ya es cotidiano: la brutal discriminación en Estados Unidos.

Colaborá con observando

Si te gusta lo que hago, podés colaborar con observando. Podés suscribirte con tarjeta de crédito, con tarjeta de débito o, si estás fuera de Argentina, a través de Patreon. No te pongas la gorra.

4. The King of Staten Island

No soy muy del cine. Ya lo sabés si lees observando hace tiempo o si escuchás Idea Millonaria. Soy más de las series. Creo que se debe a que mi attention span es muy reducido y ver una película que dura dos horas me puede tomar cuatro o cinco. No me cabe perder la mitad de un día mirando una película, así que por eso voy por shows de treinta o cuarenta y cinco minutos –prefiero los de treinta, obviamente–. Pero probablemente nada de todo esto te importa y, la verdad, tenés razón. No tendría por qué importarte.

La cosa es que esta semana vi The King of Staten Island. Me la recomendó un montón de gente con quienes tengo gustos similares y decidí darle una oportunidad. Qué bueno que lo hice, porque es una película preciosa. Se trata de una comedia dramática con mucho humor negro, de un coming of age, género que amo en el mundo de la literatura –no por nada The Catcher in The Rye es uno de mis libros preferidos–, en la que un pibe de 24 años no le encuentra la vuelta a la vida porque nunca pudo superar la muerte de su padre bombero. Medio falopero, con algún que otro problema de atención y con una madre que hizo lo que pudo entre su trabajo y la educación de su hijo.

Es un film precioso de superación, de hermandad, de fraternidad y de confianza increíblemente auténtico y, por momentos, muy doloroso. Detalle que quizás te diga mucho de la película: la dirigió Judd Apatow, que es quien estuvo detrás de shows como Girls, Love o Crashing.
 

5. Fermin Ugarte

Esta semana estaba tirado en el sillón de casa mirando stories como un autómata sin pensar demasiado en nada hasta que llegué a una de Dillom –un uachito trapero que la rompe– que era musicalizada por un tema de un tal Fermin Ugarte que se llamaba Ruta 2. La story me adelantó solo 15 segundos, pero me encantó lo que estaba escuchando así que rápidamente abrí Spotify y busqué el tema. Me quedé con la boca por el piso con el temazo que estaba escuchando así que como siempre que hago cuando conozco un nuevo artista que me interpela agarré la MacBook y me puse a googlear quién carajo era este pibe a quien no conocía.

La cosa es que Fermin, que nació en Chascomús y tiene un home made studio en Paternal, acaba de sacar un EP, que se llama Domiciliaria, con cuatro canciones con estilos increíblemente dispares ultra grooveras, muchísima onda y que tienen un detalle en común: mucha computadora detrás. Es un músico, productor y manager que si bien recién está empezando a hacer su música siento que va a encontrar su lugar en el under muy rápidamente.

Deberías darle play.


6. Tiny Desk (Home) Concert

Ya he recomendado muchas veces shows y contenidos que publica la gente de NPR Tiny Desk, que son uno de los mejores shows de música en vivo que se pueden encontrar en YouTube. Vengo por más, porque como durante la pandemia no pudieron invitar a muchos de los artistas que ya tenían arreglados para que fueran a sus estudios lo que hicieron fue crear el Tiny Desk (Home) Concert que es, como te imaginarás, las bandas haciendo shows en vivo desde sus hogares. Uno de los últimos, que recomendó con muchísima fuerza, es el de Tame Impala, pero hay decenas disponibles con agrupaciones o solistas espectaculares como Billie Eilish, Norah Jones, John Legend, Lenny Kravitz, Tom Misch y Yussef Dayes, Dirty Projectors, Haim y paro de listar porque puedo estar todo el día.

Increíble para musicalizar tus días dentro de casa.

¿Te gusta observando? Recomendalo en Twitter

Otros enlaces que podrían interesarte

  1. El viernes salió el nuevo disco de Los Ángeles Azules, que se llama De Buenos Aires para el Mundo, con unas cumbias con colaboraciones espectaculares de Juan Ingaramo, Abel Pintos, Lali Espósito, Ulises Bueno y una bocha más de grosos mal. Altas cumbias para arrancar el domingo.
  2. Esta semana Borges cumplió años y el Centro Cultural Kirchner junto al Archivo General de la Nación armaron una lista de Spotify, llamada Borges, por él mismo, donde se puede escuchar al escritor leyendo poemas suyos y comentándolos.
  3. ¡Salió la última charla TEDx de Valen!
  4. En Corea del Sur hicieron la versión pandémica del Encontrá a Wally. ¿De qué se trata? De encontrar al que no tiene barbijo.
  5. Descubren, gracias a Reddit, que más de la mitad de los artículos de la Wikipedia en escocés, alrededor de 27 mil, fueron escritos por un pibe de 27 años que no sabía el idioma. Para eso usaba traductores web. Se armó un quilombo precioso. El pibe, que hoy tiene 19 años, pidió perdón, dijo que lo hizo sin mala intención y que comenzó a hacerlo cuando tenía solo 12 años.
  6. Melania Trump copió tan textualmente un discurso de Michelle Obama que parece joda.
  7. Weeklypedia: Los artículos más editados de la Wikipedia de la última semana.

Autobombo

 

+ CUR!OUS

Como cada nueva quincena, mañana saldrá una nueva edición de CUR!OUS versión newsletter y podcast. En el newsletter desarrollamos algunos temas como semáforos con inteligencia artificial que reducirían los tiempos de espera de los conductores hasta en un 40%, cómo se liberarán cientos de millones de mosquitos modificados genéticamente para luchar contra el dengue y el Zika, y cómo trabajan algunas de las empresas más innovadoras de Silicon Valley como Basecamp o Valve.

Además, en el podcast charlamos con dos expertas en el campo de las vacunas para que nos explicaran, solo en 20 minutos, cómo se crean, su importancia, el tiempo que lleva desarrollar una y cómo se trata del desarrollo científico para la salud humana más importante de la historia.

 

+ FUTURO

Además, salió una nueva edición de FUTURO, newsletter que hago para RED/ACCIÓN. Desarrollé cómo cada vez se está viendo menos televisión en Estados Unidos (los números son zarpados mal), le hice algunas preguntas al country manager de Mercado Pago, conté cómo Mark Zuckerberg hizo un terrible lobby para que Trump bloqueara TikTok y algunas cositas más.

 

+ Idea Millonaria

Obviamente salió un nuevo episodio de Idea Millonaria, el podcast en el que hablamos de lo que pinta con Valentín. Y como también le agarramos el gustito a hacer lives de Twitch, así que transmitimos la grabación del episodio. Todavía está disponible el video, por si les pinta verlo. Hablamos de exploradores urbanos, de bicicletas de piñón fijo, de zapatillas con plataforma para hombres y le metimos mucha filosofía. Metimos, digo. Valen metió, que yo ignoro por completo ese complejo campo.

+ Outro

Hola, corazón de arroz, ¿todo bien? Obvio que no se puede contar la pandemia a la hora de responder esa pregunta.

¿Qué decís cuando te preguntan cómo estás? Yo soy muy de contestar “normal”. Algunos piensan que es malo, pero mi normal está bastante copado, así que no te preocupes si nos cruzamos y te digo eso.

El domingo pasado no recibiste observando. Lo recibiste el sábado. Si me seguís en Twitter o Instagram ya te enteraste por qué, pero si este es el único medio por el cual me lees, te cuento que se debe a que básicamente soy un gil y apreté el botón que dice send en vez del que dice schedule en Mailchimp, que es la plataforma que uso para enviar observando. Nada, detalles, pero no quería dejar de contártelo.

Las últimas ediciones del newsletter tuvieron un éxito bastante grande. No me lo esperaba y todavía estoy intentando entender bien por qué. Si es por los textos, si es porque estoy dándole un poco más de difusión en mis redes sociales –no me gusta tanto hacer autobombo, pero me estoy haciendo amigo de eso–, si es una sumatoria de cosas. Probablemente la última. Lo que sí, estoy seguro que es porque un montón de lectores recontra copados lo están compartiendo en sus redes sociales. Si sos una de esas personas, muchas gracias, no sabés cuánto me ayuda que te tomes ese tiempo para recomendar algo que hago con tanto amor como es observando.

¡Ah! Me compré una bicicleta. En teoría cuando recibas este newsletter ya debería tenerla en mis manos. La semana que viene te voy a contar cómo va todo con eso.

Un abrazo grande,

Axel

PD: Como siempre te digo, si te copa observando, me re ayuda que lo compartas en tus redes. No importa cual. Twitter, Instagram, Twitch, YouTube, lo que venga. Epa, ¿no lo pensás compartir? Bueno, espero que te diviertas manejando ese patrullero que tenés estacionado en la puerta de tu casa.

¿Te gusta observando? Recomendalo en Twitter
¿Querés modificar la manera en la que recibís observando?
Podes actualizar tus preferencias o desuscribirte.