Copy
Ver en el navegador

observando

Recopilación de links que podrían interesarte

Por Axel Marazzi


Canción de la semana: El ritmo de la vida – Lo' Pibitos

1. ¿Y la vacuna?

Se viene hablando mucho, muchísimo en relación a la vacuna que, en teoría, logrará ponerle fin a la pandemia y nos permitirá volver a vivir como lo hacíamos hace solo algunos meses. Desde el comienzo los científicos, que son los únicos a los que deberíamos escuchar en el medio de una pandemia, dijeron que la vacuna podría llegar en 12 o 18 meses.

Repasemos un poco. Las vacunas, como te imaginarás, no son joda. Para desarrollarlas detrás hay un proceso increíblemente minucioso. Tiene lógica si tenemos en cuenta que van a ser aplicadas en millones de personas. Si algo sale mal, el resultado sería catastrófico. Por eso la creación de una nueva vacuna puede tomar entre 10 y 15 años. Lo que hay que hacer es simple: creerles a los científicos cuando dicen que es prácticamente imposible que se llegue a desarrollar una en menos de un año o año y medio.

En relación a esto, te dejo una entrevista que le hicieron a Fabricio Ballarini, Doctor en biología, investigador del Conicet, director de la carrera de Bioingeniería del ITBA y que quizás lo conozcas por sus redes sociales, porque es muy activo, que me pareció interesante. En una parte asegura que “hablar de vacunas es hacer híper futurología”. Así que ya sabés. Por más que leamos un montón de titulares esperanzadores que hablen de una nueva cura o una nueva vacuna, tomémoslo con pinzas y leamos quiénes son las fuentes que lo dicen.
 

2. Viajera agorofóbica

Hace mucho, mucho tiempo –cuando observando era solo un bebito recién nacido que probablemente no conocías– recomendé una cuenta de Instagram –a la que esta semana me hizo volver Matías Kirschenbaum– que es de lo más poético que me encontré en muchísimo tiempo y más en este momento que estamos atravesando de aislamiento social.

Empecemos por el principio. La agorafobia es la fobia a los espacios abiertos. Se trata de un trastorno de ansiedad ante lugares en los que no hay límites claros. Sabiendo esto, vamos a imaginarnos una situación: sufrís de agorafobia y querés ser fotógrafo de exteriores. Es una catástrofe. Es exactamente eso lo que le pasó a Jacqui Kenny, una mujer que nació en Nueva Zelanda y vive en Londres. Pero ella logró encontrarle la vuelta de una manera preciosa: “viajar” por Google Street View.

A través de este servicio que nos permite recorrer las calles del mundo la Agoraphobic Traveller, como ella misma se llama, logra mostrarnos rincones únicos del planeta y cumplir con su pasión de ser fotógrafa. Las imágenes de Jacqui parecen haber sido sacadas para la época. Lugares recónditos, sin gente, solitarios y que parecen siempre haber sido invadidos por una pandemia hace muchos años. Su cuenta es preciosa.
 

3. Un Venmo público

Soy de las personas que no salió a la calle en absoluto. Desde el lunes 16 de marzo que no la piso. Logré, con un poco de suerte y muchas llamadas telefónicas, que todo lo que necesito para vivir me lo traigan a mi casa. Incluso conseguimos que una ferretería nos trajera pintura para pintar unos muebles.

Todo funciona sobre ruedas, pero hay un solo detalle que todavía no está estandarizado y que hay que resolver en el futuro cercano: los pagos virtuales. Uno de los grandes problemas, sobre todo en el conurbano, que es donde vivo, es que muchos supermercados, verdulerías o cualquier tipo de local no tienen forma de cobrarte de manera digital. Algunos se subieron al tren gracias a Mercado Pago, otros te traen el posnet hasta tu casa y te cobran con débito o crédito, pero muchísimos locales no tienen otra forma de cobrarte que en efectivo. Todos manejan sistemas diferentes y ahí es donde entra en juego una posibilidad única para, sobre todo, los estados de países en desarrollo: crear un sistema estandarizado que funcione como un Venmno público. Ahora es tarde porque la implementación y educación puede tomar años, pero es momento de empezar a pensar en darle tanto a los ciudadanos como a los comerciantes la posibilidad de tener este sistema con la facilidad necesaria al alcance de la mano.
 

4. ¿Por qué el 19 de abril es el día de la bicicleta?

El 16 de abril de 1943 un científico llamado Albert Hofmann estaba haciendo experimentos en su laboratorio cuando tuvo un accidente que cambió el mundo. Una de las sustancias que él mismo había sintetizado años antes se le cayó encima. Esa sustancia, hoy conocida como LSD (dietilamida de ácido lisérgico), es una de las drogas más potentes que existen.

La cosa es que el tipo se empezó a sentir medio raro después de que se le cayó encima y, curioso por naturaleza como suelen ser los científicos, días después decidió probar tomando una dosis más elevada. Esa dosis, altísima, fue de exactamente 250 microgramos. Después de 40 minutos notó que a su alrededor las cosas estaban empezando a distorsionarse, se sentía más ansioso y feliz, con muchas ganas de reír. Pero como estaba en una situación que nunca había vivido le pidió a su asistente que lo acompañara a su casa y el vehículo que más a mano tenían era la bicicleta. Así es como se fueron andando y, por ese motivo, algunos toman a este día como el Día de la Bicicleta.

La cosa es que con esta casualidad, con este descuido que hizo que la sustencia se le cayera encima a Hofmann, el mundo cambió radicalmente. Con la creación del LSD nació la experimentación, años después, de su uso tanto en la psicología como la psiquiatría y, también, comenzó a consumirse como forma recreacional. Sobre todo en la época del hipismo que se vivió en algunas partes de Europa y Estados Unidos.

Recomendar observando en Twitter

5. Estás muy callada hoy, de Ana Navajas

Empecé la cuarentena leyendo poco, pero en los últimos días me propuse agregar la lectura a mi rutina y volví a terminar alrededor de un libro por semana. Esta leí Estás muy callada hoy, de Ana Navajas que editaron las amigas de Rosa Iceberg. No puedo expresar cuánto me gustó el libro. Hace mucho tiempo, quizás desde Nunca llegamos a la India, de Juan Sklar, que una novela no me atrapaba tanto.

Con solo 146 páginas y un lenguaje super directo, la autora recorre su vida desde la niñez a partir de la muerte de su madre. Cómo fue su relación con esta mujer severa, cómo pasó de crecer en un pueblo rodeado de lagunas a vivir, amar y estar en sintonía con Buenos Aires, cómo pasó a ser la relación con su padre quien evidentemente no estaba preparado para quedarse solo. Pero lo que más me apasionó de la novelista no es tanto la vida y las escenas que se plasman, sino las reflexiones, con las que me sentí profundamente identificado, de Navajas. Una mujer pesimista, a la que no le salen tantas cosas bien, que es un desastre con las manualidades y que solo sabe escribir, que no encuentra la felicidad cuando tiene todo lo que muchos llaman felicidad.

Es una novela como pocas. Si están en medio de la pandemia sin saber qué hacer, incluso si sos de esas personas que no lee mucho, te la recomiendo. Es cortita y la vas a terminar solo en algunos días. Además, vas a estar colaborando con una editorial chiquita y preciosa como es Rosa Iceberg.
 

6. Crashing, de Phoebe Waller-Bridge

Esta semana también terminé una serie corta que se puede ver en Netflix llamada Crashing. Llegué porque, sin saber qué ver, fui a lo seguro y lo seguro en este caso es que este show no solo lo escribió sino que también protagonizó la grosa de Phoebe Waller-Bridge, a quien quizás conozcas por haber hecho Fleabag, una de las series del momento.

Crashing tiene solo 6 episodios de 23 mintuos –ideal para maratonear un domingo– y es preciosa. Trata sobre la relación entre Lulu y Anthony, dos amigos de toda la vida que se reencuentran en Londres y se aman desde siempre. El tema es que Anthony tiene novia y ahí empieza el quilombo. Es una comedia negra de descubrimiento, de amistad y de amor progresista sin cuerpos ideales ni demasiados clichés. Si te gustó Fleabag –si no la vista no sé qué estás esperando–, lo más probable es que te guste Crashing también.

Un detalle para que no esperes más si te quedás manija como yo. En una entrevista durante las conferencias de prensa que hizo Phoebe en la presentación de Fleabag le preguntaron si habría una nueva temporada de Crashing, pero ella dije que fue pensada como una serie de una sola temporada.
 

7. iPhone SE

No suelo poner ni links ni hablar de dispositivos tecnológicos en observando porque, sinceramente, no me interesan. No es la pata de la tecnología que sigo de cerca. Me parece irrelevante cuánta memoria RAM tiene un dispositivo, cuántos dpi la pantalla o si es OLED o LCD. Quizás lo único en lo que me fijo a la hora de comprar este tipo de productos es el almacenamiento y, la verdad y considerando que uso cada vez más la nube para guardar todo –mi MacBook, mi única computadora, tiene solo 128gb de almacenamiento–, casi que ni eso. Pero esta semana salió el iPhone SE, un nuevo teléfono de gama media de la compañía que cuesta solo u$s 399 y me pareció tan zarpado que no pude dejarlo pasar. Para empezar decirle gama media es medio una joda porque es un teléfono espectacular que, si se lo compara con otros productos de gama alta de la mayoría de las empresas del mercado los iguala o, incluso en algunos aspectos, los supera.

Si el teléfono te parece conocido es porque tiene el diseño del iPhone 8. Exactamente el mismo. Lo que cambió son los componentes internos. Mejor batería, mejor cámara y 64gb de almacenamiento (se puede duplicar por u$s 50 más). Lo interesante es que tiene el último chip de la compañía, el A13 Bionic, que está en los últimos teléfonos de la empresa, los iPhone 11. Este chip es una locura absoluta. De lo más veloz del mercado. No se compara con ninguno de los gama media que hay dando vueltas e incluso supera a la mayoría de los gama alta. Y no lo digo yo que soy medio fanboy, lo dicen hasta blogs especializados en Android.

¿Cómo logró Apple que un teléfono tan potente cuesta tan barato? Esta es la parte que más me gusta. Porque, justamente, no usaron guita en investigación y desarrollo ni en crearo nuevos procesos de manufactura. Por eso es, técnicamente, un iPhone 8 con esteroides. Ya tienen todo aceitadísimo hace años y ahorraron una cantidad de plata brutal en eso. La única contra que le veo son los bordes. Me gustaría que fuera todo pantalla pero, como le dije un amigo en Twitter, para eso hay que comprarse un 11 y desembolsar la guita necesaria. Si no quisiera gastar demasiada plata en un teléfono y estuviese buscando algo duradero y potente, iría sin dudas por un iPhone SE.

Otros links infectados

  1. Un científico millonario que fundó HomoDeus está intentando crear un test que pueda hacerse en casa
  2. Hoy, en noticias que preferiría no saber: Bill y Melinda Gates están acopiando comida no perecedera hace años
  3. Facebook y la Universidad de Carnegie Mellon lanzaron un mapa de síntomas de COVID-19
  4. Se necesitaban respiradores y un grupo de emprendedores desarrolló uno barato en un mes. Trancu.
  5. La inmunidad al COVID-19 no será un superponer. Si bien es lindo pensar que la recuperación nos dará una protección absoluta, no funciona de esa manera.
  6. En muchas veredas de New York no se puede mantener el contacto social. Si bien este mapa muestra el caso de NYC, la realidad es que funciona igual en la mayoría de las grandes metrópolis.
  7. Google registra 18 millones de mensajes con malware sobre la pandemia al día
  8. ¿Cómo hacer para testear a todos?
  9. Milán se reconfigura y convierte calles en ciclovías para incentivar el uso de bicis y motos por el coronavirus
  10. ¿El coronavirus también matará a Airbnb?

Links para olvidar la pandemia

  1. Un tipo se hizo un fondo de Zoom para reuniones donde él mismo interrumpe su propia reunión. El número uno.
  2. ¿Qué “vio” el Hubble el día de tu cumpleaños?
  3. Usuarios de Instagram recreando obras de arte es todo lo que está bien
  4. Un fotógrafo perdió los derechos de una foto porque la subió a Instagram
  5. Si no estás podrido de las llamadas de Zoom –cosa que yo sí– acá una nota del Times donde cuentan que hay amigos que juegan a juegos de mesa a través de videollamadas
  6. Zoo Keeper Guy: Una cuenta de un cuidador de un zoológico de Copenaguen te va a hacer el día
  7. Bob Dylan lanzó un tema nuevo que se llama “I Contain Multitudes”. El nombre juega, como quizás te diste cuenta, con un poema de Walt Whitman que es precioso y te dejo también para que leas.
  8. No sé por qué, pero me atraen el diseño de los pasaportes y el premio al más lindo del mundo, al menos por adentro, se lo lleva Canadá
  9. Un interesante estudio de usabilidad que recopila cómo fueron desapareciendo las barras de tareas y cómo esto es malo para los usuarios
  10. ¿Qué pasa cuando llegás al final de lo que te enseña Duolingo en relación a un idioma?

FUTURO

En la última edición de FUTURO para la sección “Tres preguntas a” hablé con Gonzalo Orsi, fundador de Acámica y amigo de la casa, también toqué una encuesta que se hizo que me pareció super relevante que tiene que ver con la cantidad de información que recibimos falsa a través de redes sociales con el coronavirus como tópico principal, recomendé una app para descubrir música nueva y varias cositas más.
 

Idea Millonaria

En el último episodio del podcast con Valentín hicimos un popurrí de cosas que estuvimos consumiendo en las últimas semanas de cuarentena: Tiger King, dos series que se llaman igual y la rompen, Crashing, el libro Estás muy callada hoy del que te hablé más arriba y varias cosas más. Ya pueden darle play.
 

Bancá a observando

La de siempre, amis. Si te copa tanto observando que querés colaborar monetariamente con el proyecto para que yo pague Mailchimp, podés hacerlo a través de todas las maneras que te imagines. Podés ver las opciones acá. Y si te gusta bocha pero no tanto como para poner guita, podés darle al botón de compartir en Twitter.

Recomendar observando en Twitter

Si hay algo que quieras decirme, podés hacerlo contestando este correo. También podés encontrarme en Twitter e Instagram. Si te gustó observando, compartilo y si te gustó mucho, pero mucho mal, podés colaborar con el proyecto.

¿Querés modificar la manera en la que recibís observando?
Podes actualizar tus preferencias or desuscribirte.