Copy
Ver en el navegador
Por Axel Marazzi

1. "Te sobra energía, gracia y alegría, como decimos los flamencos, para parar un tren"

Esta semana contesté un mail que se había perdido en la bandeja de entrada que era de Celina, una lectora de observando. Entre otras cosas, ella me decía que le gustaban mucho las cartas de escritores que durante algunos domingos me había encargado de recopilar y comentar, como la de Borges o la de Virginia Woolf.

Yo le contesté que me había olvidado de las cartas. No de esas en particular (que las recuerdo muchísimo, sobre todo la de Woolf por la soledad y desolación que transmite), sino de la temática “cartas de escritores” en sí. Le comentaba que mi cerebro trabaja con algo así como “pequeñas obsesiones”. Un día me obsesiono con un autor en particular o con un movimiento (como el de los beatniks), otra con un artista (como Banksy o Vermeer), otras con músicos (la lista es eterna pero va desde Green Day hasta Oasis), otras con cartas. Pero al tiempo esas “pequeñas obsesiones” se me pasan y quedan dando vueltas en el fondo de mi cabeza sin desaparecer del todo, pero alejándose del primer plano. Y es un poco lo que me había pasado con las cartas a las que, obviamente, esta semana volví gracia a Celina.

Federico García Lorca murió fusilado por las autoridades franquistas el 19 de agosto de 1936. Si bien nunca perteneció a ningún partido, su cercanía con la izquierda no era una novedad. En el informe que hicieron los asesinos lo acusaban de “socialista”, de formar parte de la masonería y de “prácticas de homosexualismo y aberración”.

La última carta que se encontró del escritor español tiene fecha de 18 de julio de 1936 y estaba dirigida a su novio Juan Ramírez de Lucas. Ambos atravesaban un momento repleto de planes. De hecho estaban por viajar a México después que García Lorca aceptara la invitación de la actriz y directora teatral Margarita Xirgu.

El problema es que necesitaban el permiso del padre de su pareja, de 19 años y a quien le faltaban dos para ser mayor de edad. En la carta Federico habla mucho al respecto. Le explica a Juan que su padre es de otra época y que es comprensible que no lo entienda. Le pide que intente persuadirlo, pero sin oponerse a él, siendo cándido y pasivo, siempre aclarándole que cree profundamente en sus capacidades y diciéndole cuánto lo ama.

La carta llegó cuatro días después del alzamiento nacional, justo antes que se bloquearan las comunicaciones. Ese alzamiento terminaría convirtiéndose en una guerra civil brutal.

Acá la carta completa:

Mi querido Juanito:

He recibido tu carta que aunque triste me ha dado alegría por tener noticias tuyas.

Lo primero que se me ocurre es decirte que como tienes talento debes llevar con talento el enojoso asunto de tu padre. Tu padre no es de tu generación y es lo más natural, no solo el que no te entienda, sino que piense todo lo contrario que tú. Lleva años y años aferrado a unas ideas y a unas normas que te son antagónicas y es natural que choque contigo. Una persona que no tuviera luces, te daría leña para tu fuego; yo te quiero dar agua para tu fuego, flores para tu quemadura. Juan: yo te pido por Dios que sobrelleves a tu padre y le hagas comprender con dulzura y silencio que está equivocado contigo. Si algún canalla o inconsciente le ha contado calumnias tuyas, tú debes hacerle comprender que son calumnias, pero no adoptes actitudes airadas en contra suya. Adopta un aire de gran dignidad hasta que él salga de su ofuscación.

Y desde luego ten fe en ti, nada de desmayos, ten fuerza hijo mío y lee y estudia y piensa que esa tormenta que estás pasando solo servirá para enriquecer tu espíritu. En tu carta hay cosas que no debes, que no puedes pensar. Tú vales mucho y tienes que tener tu recompensa. Piensa en lo que puedas hacer y comunícamelo enseguida para ayudarte en lo que sea. Pero obra con cautela. Estoy muy preocupado contigo pero como te conozco sé que vencerás todas las dificultades porque te sobra energía, gracia y alegría, como decimos los flamencos, para parar un tren.

Yo pienso mucho en ti y esto lo sabes tú sin necesidad de decírtelo pero con silencio y entre líneas tú debes leer todo el cariño que te tengo y toda la ternura que almacena mi corazón.

Solo tengo una obsesión y es que quisiera meterte en la cabeza la actitud que debes guardar, llena de fuerza y de astucia para contrarrestar la actitud equivocada de tu padre que tú tienes que encauzar con talento y hombría y respeto.

Conmigo cuentas siempre. Yo soy tu mejor amigo y que te pide que seas político y no dejes que el río te lleve. Juan: Es preciso que vuelvas a reír. A mi me han pasado también cosas gordas por no decir terribles y las he toreado con gracia. No te dejes llevar de la tristeza. Tienes muchas cosas y el mundo aunque nos viera es hermoso.

Bien sabes lo mucho que yo te quiero y por eso te aconsejo prudencia y bien hacer.

No vuelvas a desesperarte. Es de gente débil y tú debes recordar en todo momento que eres un verdadero hombre. Dime todos tus proyectos.

Yo empiezo ahora a trabajar de nuevo y tengo un espíritu caluroso en buena disposición para aconsejarte.

Muchos recuerdos a "tus hijos te formaron" y tú recibe un abrazo cariñoso de este gordinflón poético que tanto te quiere.

Federico

2. Gus y yo

Esta semana, mientras Maca veía algunos libros en una librería de Palermo y yo ya había comprado los que me habían gustado, me encontré con uno llamado Gus y yo que me llamó la atención porque decía que había sido escrito por Keith Richards.

Gus y yo es un libro de ilustraciones, hechas por Theodora, la hija de Keith, donde cuenta la historia de Gus, el abuelo de Keith y cómo el hoy mítico guitarrista consiguió su primera guitarra.

Si bien el libro no cuenta mucho sobre cómo era la familia de Keith, la realidad es que no es para nada extraño que haya terminado siendo músico. La mayoría de ellos estaba, de alguna manera, relacionado con la música. Su abuela tocaba el piano, su tía cantaba, su abuelo, quien es el protagonista del libro ilustrado, tocaba el violín, el saxo y la guitarra. Uno de los pasatiempos favoritos de ambos era pasear por las calles de Dartford, en Inglaterra, mientras visitaban los locales donde se reparaban instrumentos rotos.

Es una historia muy personal, tierna y que muestra la relación entre un niño que solo quería estar con su abuelo, que lo amaba profundamente, lo admiraba profundamente y que fue quien le dio su primera guitarra. La primera de muchísimas y, probablemente, la más importante.

Colaborá con observando

Si te gusta lo que hago, podés colaborar con observando suscribiéndote con tarjeta de crédito, con tarjeta de débito o, si estás fuera de Argentina, a través de Patreon o PayPal. Vas a estar ayudándome mucho.

3. The Long Goodbye

Hace mucho, mucho tiempo que ver una producción no me afectaba tanto como lo hizo The Long Goodbye, el corto, nominado a los Oscars, que dirigió Aneil Karia y protagonizó Riz Ahmed.

En The Long Goodbye se cuenta la historia de una familia que, como cualquier otra, está organizando el casamiento de una de sus hijas. El hogar es un caos de familiares, preparativos y amistades que giran en torno a ese casamiento. Hasta que, de un momento a otro, todo cambia. Un grupo de skinheads llegan y, en cuestión de segundos, la trama se oscurece.

The Long Goodbye nació como un álbum que lanzó Riz en 2020 que fue concebido gracias (o por culpa de) al avance de las extremas derechas en todo el mundo, pero sobre todo tomando la retórica anti inmigratoria y racista que generó el Brexit en Reino Unido. Ese disco tiene como base la situación por la que se sintió atravesado Ahmed: “Nació después de pensar mucho sobre mi identidad y mi lugar en el mundo”.

El corto está claramente separado en tres actos que tienen una duración de unos tres minutos cada uno. El primero es el caos absoluto de la preparación de la fiesta, el segundo es el caos absoluto donde una milicia de blancos acompañados por las autoridades entra en escena, y el tercero es una especie de descargo profundo, poético, y doloroso que hace Riz sobre su pasado, sobre la historia de su gente, sobre su lugar.

Es tristísimo, pero hay que verlo.

4. Invincible

Cuando volví de Brasil no sabía qué ver en el avión y, después de una mini googleada, terminé decidiendo ir por Invincible, la serie animada para adultos de Amazon que tiene como protagonista a unos superhéroes.

Como empecé también Formula 1: Drive to Survive la colgué unos días, pero terminé la primera temporada y me parece espectacular. De hecho me recuerda, por momentos, a una de las series más potentes que vi en mi vida, también animada: BoJack Horseman.

No se trata de un show tan filosófico como el del caballo parlanchín, pero sí me la recordó porque siento que es una serie animada realmente para adultos y no esas medio ambiguas, como las películas de Pixar, que podemos ver tanto grandes como chicos y darle el significado propio. Esta es 100% para mayores no solo por el nivel de violencia y sangre que maneja, que por momentos roza lo gore, sino también por las subtramas.

La principal trata sobre el Omni-Man, el hombre más fuerte del universo, y su hijo, que “obtiene” sus poderes a los 17 años. Eso es muy la base, porque no quiero spoilearte, pero las subtramas son muy potentes porque hablan del primer amor, del descubrimiento, de cómo a medida que nos hacemos más grandes tenemos que enfrentar responsabilidades incluso cuando no tenemos ganas de hacerlo, del desamor, la traición y un montón de tópicos realmente profundos.

La primera temporada son solo 8 capítulos, así que si andás sin saber qué ver y querés meterte en un show cortito que vale mucho la pena con escenas de explosiones pero que también te hacen reflexionar, quizás puedas ir por Invincible.

QUOTE

"El pasado puede doler, pero, tal como yo lo veo, puedes o huir de él o aprender".

— El Rey León

Otros enlaces

  1. Daily Bread es un proyecto precioso que hizo Gregg Segal donde se muestra lo que se come en diferentes lugares del mundo.
  2. ¿Por qué las películas son cada vez más largas?
  3. Una manera, digamos, alternativa de resolver una mancha.
  4. Te vas a emocionar si sos de los más veteranos de internet.
  5. Una instalación que hizo Banksy, en el marco de la pandemia, supuestamente en su baño.
  6. Los de Wired hicieron una lista de series para ver dependiendo del humor. Coincido con varias.
  7. ¿Qué hace que un restaurante sea un gran restaurante?
  8. Impresionante foto muestra a la estación espacial cruzando la Luna. El detalle es brutal.
  9. Un poquito de nostalgia de la mano de un desarrollador que creó un sitio que recrea Windows XP, el mejor Windows por lejos.
  10. Este juego, llamado Framed y que obviamente está basado en el Wordle, te muestra un frame de una película y vos tenés que adivinar cuál es.
POEMA DE LA SEMANA

 

Estoy repleta de amor

Estoy repleta de amor,
como de viento los árboles,
como de mar las esponjas,
como de dolor la vida
y como de muerte el tiempo.

– Anna Swir

Outro

Hola, ser del bien, ¿cómo estás? Espero que hayas tenido una buena semana. Por acá todo bien. Fueron de esas en las que el lunes pensás que van a ser medio complejas porque tenés muchas cosas, pero después llega el viernes y te das cuenta que no había sido para tanto.

El jueves di una charla sobre newsletters que me tenía un poco nervioso. Básicamente porque me genera bastantes nervios dar charlas, pero como el mundo de los newsletters es un campo que domino bastante bien hace bastante tiempo, eso me daba tranquilidad. Además era virtual, así que hacerlo desde la comodidad de mi casa hizo todo más simple. Fue para Interact, una asociación argentina que nuclea a agencias, consultoras y productoras del ecosistema digital. Quedó grabada, pero todavía no la veo disponible, así que cuando la suban te dejo el link al video por si estás pensando en hacer tu newsletter. Quizás te ayude un poco.

No sé con qué libro seguir después del de Libertella que te comenté la semana pasada. Ya debés saber un poco qué me gusta, así que si tenés algo para recomendar, siempre tengo mi casilla abierta para que me cuentes qué novelita leíste y te gustó mucho.

Estoy escribiendo esto después de haberme despertado de la siesta el sábado. En algunas horas voy a ver Imagine Van Gogh, una experiencia artística inmersiva que tiene como protagonista, obviamente, a las obras del pintor holandés. Me llegaron reseñas encontradas. Algunos me dijeron que les voló la cabeza y otros que les pareció un poco “meh”. Veremos cuál es mi veredicto. Seguro te lo cuento la semana que viene.

Después de eso planeo ir a comer tacos, tomar cerveza y avanzar con la nueva temporada de Formula 1: Drive to Survive que me quedan pocos capítulos y quiero terminarla porque ya empezó la nueva temporada de Formula 1. Me siento raro esperando el domingo para ver una carrera. Me convertí en todo lo que odié. O todavía no, porque quizás veo una carrera y me parece una mierda porque el documental medio que no tiene tanto que ver con ellas sino más bien de lo complejo que es ser piloto o director de una escudería más que con las carreras en sí mismas.

En fin, las cosas por las que me preocupo. Menos problemas no puedo tener. Te dejo para que puedas vos también disfrutar de tu domingo. Como siempre, observando es gratuito, pero no es barato. Si querés ayudarme podés suscribirte para hacer un aporte mensual o comprarme un cafecito. Si poner dinero te parece demasiado, quizás quieras recomendar el newsletter en tus redes sociales.

Te deseo un precioso domingo y una semana sin sobresaltos.

Hasta el domingo que viene,

Axel

¿Querés modificar la manera en la que recibís observando?
Podes actualizar tus preferencias o desuscribirte.