Copy
Ver en el navegador
Por Axel Marazzi

1. Two Distant Strangers

¿Qué pasaría si, una y otra vez y sin que pudieras hacer nada al respecto para poder escapar de ella, tengas que sufrir la brutalidad policial por el color de tu piel? Esta es no solo la realidad cotidiana en países como Estados Unidos de millones de personas, sino también la premisa de un cortometraje llamado Two Distant Strangers que ganó un Oscar y que es tan bueno como perturbador y doloroso.

En la producción, que dura media hora, se presenta la historia del protagonista que queda atrapado en un loop temporal en el que, haga lo que haga, no podrá escapar de su propio asesinato en manos de un policía que encarna lo peor que tiene el sistema.

Two Distant Strangers te cierra la garganta y te hace pasar un mal momento y tiene lógica, porque lo que se muestra, si bien está ficcionalizado, es una realidad que se vive constantemente en sociedades que discriminan todo el tiempo a las personas por su color de piel, raza o sexo.

Te cierra la garganta y te da bronca durante los 30 minutos que dura. Como si fuera poco, dejan una bala durísima para el final que te parte el alma.

2. El valor del sufrimiento

Saben que soy fan de Nick Cave –mucho más de su escritura que de su música– y que, de alguna forma, se convirtió en el gurú espiritual de observando. Su newsletter, llamado The Red Hand Files, me parece una joyita de esas de las que quedan muy pocas en internet. La última entrega, como pasó ya varias veces, me emocionó muchísimo y decidí traducir el texto.

Mi pregunta es sobre cómo percibes la utilidad del sufrimiento. ¿Cuál es el valor del sufrimiento para nosotros como individuos y para nosotros como especie a medida que avanzamos en nuestra vida cargando con él, como un peso que abruma la mente y aplasta el alma?

Querido Peter,

¿Qué hacemos con el sufrimiento? Como lo veo yo, tenemos dos opciones. O transformamos ese sufrimiento en algo más o nos aferramos a él y después se lo transmitimos a alguien más.

Para transformar nuestro dolor primero tenemos que tener claro que todas las personas sufren. Entendiendo que el sufrimiento es una fuerza universal unificadora podemos ver a las personas con más compasión y esto, de alguna manera, nos ayuda a perdonar no solo al mundo sino también a nosotros mismos. Actuando con compasión reducimos el sufrimiento neto del mundo y definitivamente lo rehabilitamos. Es un acto alquímico que transforma el dolor en belleza. Esto está bueno y es hermoso.

Al no transformar nuestro dolor y en vez de eso se lo pasamos a otros en forma de abuso, tortura, odio, misantropía, cinismo, culpabilización y victimización, agrava el sufrimiento del mundo. La mayoría de los pecados son simplemente el sufrimiento de una persona que se lo pasa a otra. Esto no está bueno y no es hermoso.

La utilidad del sufrimiento, entonces, es la oportunidad que nos da de convertirnos en mejores seres humanos. Es el motor de nuestra redención.

Con amor, Nick

Colaborá con observando

Si te gusta lo que hago, podés colaborar con observando suscribiéndote con tarjeta de crédito, con tarjeta de débito o, si estás fuera de Argentina, a través de Patreon o PayPal. Vas a estar ayudándome mucho.

3. Promising Young Woman

Hacía rato que no veía una película que, primero, me interesara tanto y, segundo, me movilizara como lo hizo Promising Young Woman. Este film, que es el debut en lo que respecta a la dirección y escritura de Emerald Fennell y que llega años después de la gran movida generada por movimiento Me Too no solo en Estados Unidos sino también en todo el mundo, se trata de un relato que toca temas como el consentimiento en el sexo, el abuso, la violación y realmente te noquea.

En Promising Young Woman se cuenta no solo la historia de la protagonista, llamada Cassandra Thomas e interpretada de manera brutal por Carey Mulligan, sino también de su amiga, Nina, quien se suicidó después de haber sido violada en una fiesta de la universidad por un grupo de estudiantes y compañeros. El film relata cómo Cassie, destruida por la muerte de su mejor amiga, emprende una venganza no solo contra quienes cometieron el delito, sino también con todos los hombres con los que se cruza en boliches y bares que se aprovechan de mujeres.

No quiero decir mucho sobre el final porque no quiero spoilear a nadie, pero sin duda la película, que se divide en diferentes actos, cierra a la perfección con el último y hace una extrapolación perfecta entre lo que le sucedió a Nina y lo que termina pasando en la historia.

Es un film movilizante que cuenta una realidad que viven las mujeres a diario.

4. El disco que nos marcó

Esta semana no sabía qué escuchar y decidí volver a los discos que más me gustaron en mi vida, entre los que están Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not, de Arctic Monkeys, (What’s the Story) Morning Glory?, de Oasis, MTV Unplugged in New York, de Nirvana, el homónimo de Stone Roses o el de The Format, Angustia, no, no, de Fun People, y prácticamente una lista interminable que no tiene sentido que comente porque terminaría aburriendo a cualquiera.

Por ese motivo se me ocurrió hacer una de esas preguntas que suelo hacer en Twitter: si tuvieras que elegir un solo disco, el que más te gustó, el que más te marcó, ¿cuál sería?

Me contestaron poco más de 150 personas con discos de lo más eclécticos. Obviamente están los clásicos como Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band o Led Zeppelin IV, pero también aparecieron algunos artistas que no esperaba. Además, si bien es una banda del carajo que amo, no hubiera esperado que tantas personas pusieran en primer lugar OK Computer de Radiohead.

En fin, se trata de una lista muy interesante para navegar y escuchar unos buenos temas.

QUOTE

"Lo consiguieron porque no sabían que era imposible".

— Jean Cocteau

Compartir

Otros enlaces

  1. En la semana junto con Valen estuvimos charlando con alumnos de la 21Comision de la UBA sobre nuestra experiencia haciendo podcasts y quedó grabado, por si te interesa.
  2. Un pedazo de hielo inmenso se desprendió del Glaciar Perito Moreno y emergió hace unos días. Por suerte quedó capturado.
  3. La historia del pibito de Berazategui pro-trump que compró el dominio google.com.ar salió en Rest of World.
  4. Hace años que la audiencia de los Oscars está cayendo. El 2020 tuve 23.6 millones de espectadores. En 2021 solo 9.8 millones.
  5. Un profesor le pidió a sus alumnos que dibujaran tapas de revista estilo New Yorker para ilustrar el fin de la pandemia. El resultado fue precioso.
  6. Nicki Nicole fue la primera artista argentina en llegar al programa de Jimmy Fallon. Tocó “Wapo Traketero” y “No Toque Mi Naik”. Bestia total.
  7. Cómo el auge de la criptomoneda Chia está haciendo que haya muy poca disponibilidad de discos duros y SSD. Una historia muy interesante que me pasó mi querido Eze.
  8. Valen me pasó este link que me pareció fantástico: hay creadores que están haciendo guita vendiendo hojas de cálculo muy pro.
  9. ¿Sabían que Borges hizo una crítica sobre la película King Kong? Se puede leer acá.
  10. Magalí Etchebarne escribe sobre “Si pudiera”, de Fun People, su canción preferida. Un texto precioso al que llegué a través de El Hilo Conductor.
POEMA DE LA SEMANA

The bottoms of my shoes

The bottoms of my shoes 
     are clean 
From walking in the rain

– Jack Kerouac

Outro

Hola, amiguite queride, ¿cómo estás? Yo bien. Bastante mejor que la semana pasada que, como habrás notado, no salió observando.

La realidad es que tuve unos días chotos. El martes pasado falleció mi abuelo y al día siguiente me enteré que mi mamá, mi papá y mi tío tenían coronavirus.

Estaba demasiado triste y preocupado como para poder concentrarme y escribir no solo observando, sino para llevar adelante casi todas las otras actividades laborales –y no laborales– que tengo que realizar durante la semana.

Por suerte ninguno de los tres tuvo síntomas demasiado graves más que un poco de fiebre y dolor corporal, así que si bien queda la tristeza por el fallecimiento de mi abuelo, también me tranquiliza saber que mis viejos y mi tío están bien.

Qué época de mierda la que estamos viviendo.

Para cambiar un poco de tema y no cerrar la edición mirando con cariño saltar del balcón, te cuento que estoy por terminar The Office. Qué serie del carajo. Me está pasando lo que me pasa con los libros que más quise. Ahora que estoy llegando al final ya empiezo a extrañarla y cada episodio que veo lo veo con nostalgia. No sé ni cómo podría encarar la reseña. Hay tanto para decir que me supera. Voy a ver qué escribo al respecto cuando la termine.

Nico, amigo y lector de observando, me dijo que siga con Parks and Recreation. No es la primera vez que me la recomiendan, pero ahora me da ganas de verla porque es de los mismos creadores que The Office. También quería darle otra oportunidad a Seinfeld (sí, ya sé que me estás puteando por no haberla visto), pero la verdad es que no me gustó nada cuando la vi y clavé como dos temporadas completas. Qué se yo, problemas del primer mundo para el Axel del futuro qué series va a consumir.

Además, esta semana se suscribió un montón de gente gracias que Milagros, quien hace Pantano, uno de mis newsletters preferidos del que ya he hablado en observando, recomendó el newsletter. Primero, gracias Mili, es precioso que alguien que hace algo tan lindo como Pantano disfrute de observando y, segundo, si sos una de las personas que recién llegó y esta es la primera edición que lees, te doy la bienvenida. Espero que te haya gustado.

Como siempre, si querés colaborar con observando podés suscribirte y ayudarme a pagar los gastos del newsletter, comprarme un cafecito o simplemente compartirlo en tus redes sociales para que más gente conozca lo que hago.

Te dejo disfrutar de tu domingo.

Te mando un abrazo gigante y cuidate, por favor.

Axel

¿Querés modificar la manera en la que recibís observando?
Podes actualizar tus preferencias o desuscribirte.