Copy
Ver en el navegador
Por Axel Marazzi

1. Los consejos de John Steinbeck

Como te conté en la última edición, participé del Mundial de Escritura (todavía no me decido por publicar esos textos, sigo evaluándolo) y en ese proceso se despertó un poco la chispa de volver a escribir ficción. Digo volver porque tengo etapas. En algunas hay algo que detona que me ponga a escribir algunas historias que arrancan usualmente con un evento que realmente me sucedió para empezar a perderse por ideas que se me van ocurriendo, y en otras no escribo durante mucho tiempo.

Por eso volví a dos libros que me compré el verano pasado. Uno es Cómo escribir. Consejos sobre escritura, editado China Editora, que es una recopilación de no solo listas de tips que dan grandes escritores como Hemingway, Zadie Smith, Neil Gaiman o Chuck Palahniuk, sino también de ensayos de otros grandes como Flannery O’Connor, Raymond Carver, Ray Bradbury, o Mark Twain. El otro es Maestros de la escritura, editado por Godot, donde Liliana Villanueva entrevistó a autores increíbles como Abelardo Castillo, Liliana Heker, Hebe Uhart, Mario Levrero y varios otros.

Me encantaron los consejos que da John Steinbeck, quien escribió novelas como De ratones y hombres o Las uvas de la ira, así que decidí transcribirlos. Quizás también te sirvan si alguna vez te pica el bicho de la escritura.

  1. Abandona la idea de que alguna vez vayas a terminar. Olvidate de las 400 páginas y escribe solo una por día. Eso ayuda. Luego, cuando termines, te vas a sorprender.
  2. Escribí lo más libre y rápidamente que puedas, y después vuelca todo eso en papel. Nunca corrijas o reescribas hasta que esté terminado. Reescribir durante el proceso es por lo general una excusa para no avanzar. Además interfiere con la fluidez y el ritmo que solo pueden lograrse con una relación inconsciente con el material que estamos escribiendo.
  3. Olvidate del público general. En primer lugar, el público sin rostro ni nombre te asustarán sobremanera, y en segundo lugar, a diferencia del teatro, no existe esa audiencia. En la escritura, tu audiencia será un solo lector. He descubierto que a veces ayuda elegir una persona –una persona real que conozcas, o una imaginaria– y escribirle a esa persona.
  4. Si una escena o un capítulo te da demasiado trabajo, y todavía pensás que lo querés pasalo por alto y seguí de largo. Cuando hayas terminado todo podés volver a esa parte. Probablemente te des cuenta de que la razón por la que te dio tanto trabajo es porque no pertenecía a ese lugar.
  5. Tené cuidado con las escenas que se convierten en muy especiales para ti. Por lo general suelen estar de más.
  6. Si estás utilizando diálogo decilo en voz alta mientras lo escribes. Solo entonces lograrás el sonido correcto.

Lo lindo de estos consejos y ensayos es que no solo se tratan de tips prácticos, como podemos ver a partir de las recomendaciones de Steinbeck, sino que nos permite darnos cuenta que a todos les costaba escribir. Que escribir, de alguna manera, es sobreponerse constantemente. Lo decía Murakami y lo van a entender aquellos que corran. Escribir es como correr porque es superarse a uno mismo sufriendo profundamente el proceso, pensando que no vamos a poder, pero solo pensándolo, porque terminamos demostrando, al menos quienes realmente se lo proponen, que sí podemos.

2. Instagram es mi MTV

Esta semana no sé por qué al algoritmo de Instagram se le ocurrió empezar a recomendarme música. Ojo, no es una queja, simplemente que no tengo idea cómo eso terminó pasando porque no uso la plataforma ni para seguir artistas ni nada del estilo. Sea como sea, sabemos que los algoritmos desarrollados por estas compañías son bestialmente poderosos e inteligentes y, qué te puedo decir, las recomendaciones que me estuvo haciendo me encantaron.

Pero como después de que pasaron los primeros avisos me perdí algunos temas a los que quizás nunca pueda volver si el algoritmo no me los vuelve a mostrar, decidí hacer una listita en Spotify para ir guardándolos y qué mejor que compartirlo por acá.

Se llama “temitas copados que me recomienda instagram a través de publicidades y que yo aproveché para recopilar en una lista de spotify 💎”. Por ahora tiene solo 21 canciones, pero como ahora el algoritmo convirtió en una especie de MTV, voy a ir agregando más a medida que me vaya mostrando canciones copadas.

Se me ocurrió hacerlo porque se tratan en general de artistas con pocas escuchas, que no son tan famosos y que hacen cosas que están interesantes.

No te olvides que tengo otra lista, cuyo nombre explica el motivo de su creación: “música lofi trank para escuchar de fondo mientras estudias o trabajas y no querés desconcentrarte ✌️”.

Colaborá con observando

Si te gusta lo que hago, podés colaborar con observando suscribiéndote con tarjeta de crédito, con tarjeta de débito o, si estás fuera de Argentina, a través de Patreon o PayPal. Vas a estar ayudándome mucho.

3. Dune

Ayer pensando en esta edición de observando, pensando sobre qué escribir y compartirte, me di cuenta que nunca te hablé de Dune, la película que está basada en el libro de Frank Herbert y protagonizada por Timothée Chalamet, Rebecca Ferguson, Oscar Isaac y donde aparece tres o cuatro segundos Zendaya. Digo lo de Zendaya porque durante toda la previa de la salida de la película ella y Chalamet fueron los que se encargaron de la promoción, pero medio que ella no hizo un carajo. A no desesperar, porque probablemente tome un rol mucho más importante en la segunda parte.

Dune es un proyecto complejo. Muy complejo. De hecho ya fue llevada a la pantalla grande anteriormente, por Alejandro Jodorowsky y David Lynch, sin demasiado éxito. Y digo que es brutalmente compleja porque la obra de Herbert es algo así como una especie de El Señor de los Anillos, un libro, según me contaron los amigos que sí lo leyeron, que no tiene solo una historia que se desarrolla de manera lineal, sino muchísimas y todas demasiado profundas, muy política y difícil de adaptar.

Como no leí el libro no puedo comparar el film con la obra original, pero como alguien que disfruta del cine de ciencia ficción, es un film que me gustó. Quizás por momentos me pareció un poco lenta, pero siento que es necesario para poder meterte en este mundo. O en estos mundos, en realidad, porque todo empieza con una familia muy importante que es enviada por el emperador a manejar los recursos de otro planeta. Cuando llegan se dan cuenta que no todo era tan simple y ahí es cuando Chamalet, que interpreta a Paul Atreides, sucedor de la Casa Atreides, se da cuenta que es algo así como el Neo de ese planeta. Una especie de Elegido que viene a salvarlos de todos los males. Un poco trillada la premisa, pero no deja de ser divertida.

Si este domingo no conseguiste un amigo con pileta que te haya invitado a la casa a comer asado y tomar gin tonics, es un buen plan. Si conseguiste un amigo con pile y gin tonics, yo iría por ahí y dejaría Dune para otro momento.

4. Arcane

Te voy a recomendar Arcane, una serie que está basada en el universo League of Legends, pero pará, no te vayas todavía.

Hay tres tipos de personas: quienes no conocen al LoL, los gamers que lo odian y los que lo aman. Creo que ya sabés que estoy entre los del tercer grupo –no me preguntes cuántas horas juego semanalmente, por favor, vamos a ahorrarnos ese disgusto–. Pero en este caso no importa en qué grupo entres, porque Arcane, si bien toma las bases del videojuego, es una obra muy interesante en sí misma.

Lo es por varios motivos. El que notamos más rápido es que se trata de una obra de arte desde el punto de vista visual. Son animaciones tridimensionales realistas que salen del cyberpunk. Si te gustan este tipo de mundos futuristas distópicos en los que la tecnología, en este caso la magia que nace a partir de la ciencia, se mezcla con objetos del viejo mundo, como zepelines o gafas de soldador, la vas a amar.

Además, la historia en sí misma es realmente interesante más allá del juego del que nace. Porque son historias de peleas de familias, de errores incorregibles, de luchas de poder, con grandes cargas políticas y, nunca viene mal, unas buenas peleas y explosiones. Por momentos incluso recuerda a las grandes producciones –y las mejores– de Marvel.

Obviamente vas a disfrutarla mucho más si jugaste al League of Legends porque vas a identificar pequeños regalitos que nos hicieron los escritores a todos aquellos que jugamos, pero si nunca ni siquiera oíste hablar del videojuego, siento que también puede llegar a interesarte.

QUOTE

"Es fácil atacar y destruir un acto de creación. Es mucho más difícil realizar uno".

— Chuck Palahniuk

Otros enlaces

  1. Mapa físico de Suramérica, con relieve en 3D. Precioso por donde se lo mire.
  2. Rosalía presentó un nuevo single, “La Fama”, que tiene un featuring zarpado: The Weeknd. ¿Lo mejor? Que el artista canadiense canta en castellano. No me gustó nada el tema, pero me gusta ver a angloparlantes intentando meterse en el mercado hispano.
  3. Esto debe ser mentira, pero me pareció tan genial que lo publico igual: un pájaro entrenado para encontrar dinero en la calle y llevárselo a su dueño.
  4. “Marte es una mierda”, un mensaje de la Tierra.
  5. No existe diseñador más eficiente.
  6. ¿Alguna vez viste un perro recontra cagado de miedo? Bueno, acá tenés uno. Disclaimer: es un chiste, entrá sin drama.
  7. Los 100 inventos del 2021, según TIME.
  8. El mundo macroscópico de Susi Sie.
  9. Christopher Walken destruyó una obra de Banksy como parate de un gag para la comedia The Outlaws. WTF?!
  10. ¿Puede nuestro celular saber cómo nos sentimos antes que nosotros?
POEMA DE LA SEMANA

 

Despedida

Mata su luz un fuego abandonado.
Sube su canto un pájaro enamorado.
Tantas criaturas ávidas en mi silencio
y esta pequeña lluvia que me acompaña.

– Alejandra Pizarnik

Outro

Hola, ser del bien que llega al final de observando, ¿cómo fue tu semana?

La mía bastante bien. Se me hizo un poco larga, porque trabajé el domingo pasado por elecciones (los gajes de ser periodista), y tenía bastantes cosas en mi lista de tareas para terminar, pero bueno, llegué bien, más relajado de lo que pensaba al comienzo de la semana y mañana es feriado. No me puedo quejar.

Esta semana tuve la despedida de un amigo de manera virtual. Cuando digo despedida me refiero a que falleció y organizaron, a través de Zoom para que pudieran conectarse todos los conocidos que tenía alrededor del mundo, para tomar algo, hablar de su vida y recordarlo. Pensé que al ser por internet no iba a afectarme tanto, pero la realidad es que fue profundamente movilizante y conmovedor. Que tantas personas se juntaran desde diferentes rincones del planeta a hablar sobre la vida de alguien que, lamentablemente, nos dejó me pareció una demostración de afecto inmensa. Ojalá pueda dejar una marca en el 10% de las personas que marcó él. El amor que damos vuelve y él dio muchísimo.

No sabés lo que me pasó. El miércoles pasado me tocaba salir a correr, pero no tenía ganas, así que agarré la bici para pasear un poco y hacer el cardio obligatorio. Resulta que agarro la bici, encaro para el ascensor, toco el botón y cuando se abre la puerta baja un gato. Con mi cara más de what the fuck is happenin here me quedo pensando qué hacer. Iba a tocar la puerta de todos los departamentos del edificio para ver de quién era pero se me prendió la lamparita y llamé al encargado porque imaginé que él sabría qué inquilino tenía un gato. Resulta que era de él, así que lo resolví, con un poco de suerte, de toque.

Le insistí –y terminé ganando– a Maca para que vea Succession y que podamos ver la tercera temporada juntos. Siempre es más lindo compartir series y películas. Obviamente ya está hasta las bolas con la familia Roy así que en breve seguro te voy a estar comentando qué me pareció –o me va pareciendo porque todavía está al aire– la última temporada.

Ayer mi abuela cumplió 90 años e hicimos una fiesta preciosa en casa, pero te cuento sobre eso la semana que viene, que no quiero extenderme más y te quiero dejar ir para que disfrutes de tu domingo. No te olvides que podés ayudarme suscribiéndote para hacer un aporte mensual, podés comprarme un cafecito o simplemente compartiendo lo que hago en tus redes.

Un abrazo gigante,

Axel

¿Querés modificar la manera en la que recibís observando?
Podes actualizar tus preferencias o desuscribirte.