Copy
Ver en el navegador

observando

Recopilación de links que podrían interesarte

Por Axel Marazzi


Canción de la semana: Pretty Girl – Clairo

1. Salí a la calle

Esta semana cumplí 50 días de no salir ni siquiera a la vereda de casa. Como comenté hace algunas ediciones de observando vivo con alguien que forma parte del grupo de riesgo y por ese motivo organizamos todo para no tener que salir (las compras me las traen a casa). El problema es que, cuando hice cuentas y noté que hacía nada menos que 50 días que no salía a la puerta de casa y que no veía a otras personas más que a los miembros de mi familia, me hizo mucho ruido, así que decidí armarme un tapabocas con un pañuelo –porque ni siquiera tenía– después de ver unos videos en YouTube y salir a caminar unas cuadras.

Obviamente, soy una persona que se lleva muy bien con el encierro –sino no hubiera podido aguantar estar 50 días sin salir siquiera a la puerta de casa–, pero nunca hubiera imaginado que había extrañado tanto caminar. Lo hice solo por 6 cuadras, pero hubiera caminado 40. Más en un contexto en el que no hay tanta gente dando vueltas, prácticamente no hay vehículos y se escucha una paz en la ciudad que no recuerdo haber vivido nunca.

Lo malo es que ahora estoy mucho más ansioso porque termine todo esto y poder volver a la vida que tenía hace solo algunas semanas. Salir a correr, juntarme con amigos, tomar una cerveza. Lamentablemente Zoom no alcanza para esas cosas.
 

2. Es la ciencia, estúpido

El momento que atraviesa el mundo nos hizo dar cuenta de la importancia de la ciencia, de los científicos y de lo relevante que es no solo que los privados inviertan en investigación, sino sobre todo que lo hagan los diferentes estados del mundo. Después de todo, ni las pseudociencias ni la astrología ni la religión nos salvarán del fin del mundo, aunque lamentablemente todavía muchos piensen que sí.

Escribo esto después de haber leído una entrevista que le hizo Pablo Esteban a Andrea Gamarnik, una referente no solo en el país sino en la región en el campo de la virología molecular. Ella es la responsable del equipo de expertos del Conicet y del Instituto Leloir que desarrollaron el primer test serológico hecho en el país que determina si una persona estuvo en contacto con el coronavirus y permite saber si esa persona tiene anticuerpos contra la enfermedad. Con el nacimiento del CovidAr IgG, como fue bautizado el test, la Argentina se convirtió en la octava nación en tener una tecnología de este tipo después de China, Francia, Alemania, Hong Kong, Japón, Reino Unido y Estados Unidos. Hoy ese test permitirá hacer 10 mil pruebas semanales y, en solo un mes, podrá escalar a medio millón.
 

3. Bullshit jobs, de David Graeber

Hace algún tiempo me crucé con un artículo que me dejó pensando. Es un texto viejo, que fue publicado originalmente en 2013 y después terminó convirtiéndose en un libro, del antropólogo David Graeber que se titula Bullshit Jobs. El artículo hace alusión a todos esos trabajos que no tienen ningún sentido, que son, como él llama, trabajos absurdos. Acá un párrafo que me dejó maquinando.

Es como si alguien estuviera por ahí inventando trabajos inútiles sólo con la intención de mantenernos a todos trabajando. Y ahí, precisamente, radica el misterio. En el capitalismo, esto es precisamente lo que se supone que no pasa. Por supuesto, en los viejos e ineficientes Estados socialistas como la Unión Soviética, donde el empleo era considerado tanto un derecho como un deber sagrado, el sistema inventó tantos puestos de trabajo como era necesario (esto es por lo que en los grandes almacenes soviéticos hacían falta tres empleados para vender un trozo de carne). Pero, desde luego, este es el tipo de problema que la competencia en el mercado se suponía que solucionaba. De acuerdo con la teoría económica, al menos, lo último que una empresa con fines lucrativos hará es pagar dinero a trabajadores a los que realmente no necesita emplear. Sin embargo, de alguna manera, esto ocurre.

Y no sé ustedes, pero yo lo veo todo el tiempo y hasta, por momentos, lo he vivido. He tenido tareas o trabajos que no tienen absolutamente ningún sentido, que no afectan a nadie, que a nadie le importan y que lo único que hacen es, primero, hacerme perder tiempo a mí y, después, hacerle perder el tiempo a otros y, también, hacerle perder dinero a una compañía o cliente. Todos pierden en un proceso que no ayudó a absolutamente nadie.

Otro párrafo que te deja knock out:

A pesar de que las empresas pueden hacer implacables reducciones de plantilla, los despidos y las presiones caen siempre sobre la gente que realmente está haciendo, moviendo, reparando y manteniendo cosas; por una extraña alquimia que nadie puede explicar, el número de burócratas asalariados en el fondo parece aumentar, y más y más empleados se ven a sí mismos, en realidad de forma no muy diferente a los trabajadores soviéticos, trabajando 40 o incluso 50 horas con papeleo, pero trabajando efectivamente 15 horas justo como predijo Keynes*, ya que el resto de su tiempo lo pasan organizando y asistiendo a cursillos de motivación, actualizando sus perfiles de Facebook o descargando series de TV.

Esto es algo que sucede. No siempre, pero sucede. ¿Cuántas veces te viste haciendo una tarea en tu trabajo que sabías que no tenía ningún sentido o sentado sin nada que hacer esperando que se cumpliera la hora para poder irte? No sé tu respuesta, pero lo más probable es que estés pensando “muchísimas veces”.

*John Maynard Keynes dijo que el futuro y automatización nos permitiría reducir la semana laboral a 15 horas dejándoles a los ciudadanos tiempo para poder meterse en sus proyectos personales y para ocio. Obviamente, eso no solo no pasó, sino que la tecnología fue diseñada para, de alguna manera, hacernos trabajar más.

Recomendar observando en Twitter

4. Zoe Gotusso

Esta semana Zoe Gotusso hizo, como están haciendo muchos artistas en esta época de pandemia, un mini recital a través de YouTube para el Cosquín Rock desde el living de su casa en Córdoba. Tocó 7 canciones con esa dulzura que la caracteriza y les recomiendo a todos que vayan a verlo ya mismo. No solo hizo temas preciosos entre los que están, además de “Monoambiente en capital”, que es su canción más famosa, sino también otros geniales como un cover de “If I Fell” de The Beatles y otro de “Guitarra Dímelo Tu” de Atahualpa Yupanqui. Les va a alegrar el domingo.
 

5. Casi feliz, de Sebastián Wainraich

Esta semana terminé Casi feliz, la miniserie que hizo para Netflix Sebastián Wainraich, a quien seguramente conozcas porque conduce hace años el programa Metro y medio en radio Metro.

Me vi el primer capítulo el domingo pasado y, sinceramente, no me mató, pero sin ganas de buscar otra cosa y con la intención de ver un show dominguero, la continué. Mejor que lo hice, porque me sorprendió. Después que pasa el primer episodio, cuando empezás a conocer a los personajes y ves los giros que va tomando la serie, empieza a ser mucho más interesante y, a su manera, profunda.

Es un show sobre un conductor de radio relativamente famoso a quien nada le gusta, nada lo hace feliz y todo lo hace sentir disconforme, que se acaba de separar y quien sigue enamorado de su ex mujer. Se ve rápido, toca temas interesantes como la relación entre dos personas que se llevan muy bien pero que dejaron de amarse, que tienen hijos en común y que intentan seguir con su vida de la mejor manera posible. Si quieren ver algo diferente y que se relaciona mucho con nuestra cotidianidad, se los recomiendo.

Además, tiene un highlight. El soundtrack lo hicieron los capos de Miranda!.

¿Te conté la vez que fui a ver a Indios a Niceto y lo vi a Ale Sergi y fui y le dije “Hola, soy muy fan tuyo, ¿te puedo abrazar?” y él me dijo que sí y nos abrazamos? Sí, yo estaba levemente alcoholizado. No te voy a mentir.
 

6. Un error que rompió todo

En la semana un error de Facebook en iOS hizo que usuarios de apps como Spotify, TikTok, Tinder, Pinterest y muchas otras no pudieran ingresar a ellas. Lo que pasó es un problema en la parte de autenticación (millones de personas utilizan Facebook para loguearse en otras plataformas).

Lo que me parece interesante de este error es las implicancias que pueden tener algunas decisiones que tomamos en la red. Imaginen que este error se hubiera extendido en el tiempo y millones de personas no hubiesen podido ingresar a servicios solo porque había un error en Facebook. Hubiese sido un verdadero escándalo que, lo peor de todo, las empresas afectadas no podrían haber solucionado. Ni Spotify ni Tinder ni cualquiera de las afectadas podía hacer nada.
 

7. Los influencers en TikTok no hacen plata

TikTok parece la meca de las redes sociales si te querés convertir en influencer. De un día para el otro podés pegarla fuerte con un video y empezar a sumar miles, cientos de miles o millones de seguidores. No es una forma de decir. Le pasó a muchísimos pibes que subieron un video, se fueron a dormir y al otro día se enteraron que lo habían visto cientos de miles de personas.

Pasó incluso con artistas musicales completamente desconocidos. Una canción se usa para un challenge, se viraliza y su fama explota automáticamente. El tema es que los influencers en TikTok no están haciendo guita y un artículo en Vice lo explica muy bien. Una piba llamada Keondra tiene 20 años, vive en Minnesota y tiene 770 mil seguidores en la red social, pero todavía trabaja en una ferretería porque su cuenta le generó virtualmente cero plata. Si extrapolásemos los seguidores que tiene a por ejemplo Instagram, las ganancias que podría hacer con publicidades de diferentes marcas serían, como poco, interesantes. Lo mismo pasa con YouTube, donde además podría utilizar AdSense, la plataforma de publicidad de Google, para generar ingresos. El tema es que eso no sucede en TikTok. Y el de Keondra no es el único caso.

Quizás simplemente todavía las marcas no llegaron a TikTok. Quizás, como suele pasar habitualmente, tarden un tiempo en darse cuenta que ahí hay una audiencia inmensa de centennials y millennials atentos a lo que les dicen los influencers. O quizás simplemente la fama instantánea y efímera en TikTok no le brinde la seguridad a las compañías que ponen dinero en redes sociales que otras plataformas donde generar esa audiencia toma mucho más tiempo, como es el caso de Instagram o YouTube.

Otros links infectados

  1. Apple y Google mostraron cómo sería su app de contact-tracing
  2. Nuevos trabajos durante la pandemia: niñeras por Zoom
  3. El software policía que usan algunas empresas para ver lo que hacen sus empleados durante el horario laboral desde que se empezó a hacer home office por la pandemia
  4. ¿Cómo la IA está ayudando a científicos a dar con la cura?
  5. La semana pasada les hablé de cómo Japón es un país ultra tecnológico pero que sigue usando muchísimo el papel. Ahora a través de mixx.io me entero que los médicos están podridos del fax porque es tan lento que no les permite trabajar a la velocidad necesaria.
  6. Las llamas –sí, lo animales– podrían ser un arma secreta contra el coronavirus
  7. Los médicos están podridos de lidiar con idiotas que creen teorías conspirativas
  8. Los del Times desarrollaron una app para saber si se está cumpliendo con el distanciamiento social que es espectacular
  9. Los de Google hicieron un apartado en su servicio Trends que muestra qué está buscando el mundo en relación al coronavirus
  10. El coronavirus es el primer evento realmente global

Links para olvidar la pandemia

  1. Dos de las escritoras más importantes de la Argentina, Mariana Enríquez y María Gainza, en una charla de una hora donde tocan todo tipo de temas que organizó la gente del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires
  2. Kevin, el perro que ama los patos
  3. Los nombres de los diferentes Darths de Star Wars rankeados
  4. Parece que Death Stranding es mucho más real de lo que nos imaginábamos porque en China mensajeros comenzaron a usar exoesqueletos para cargar con 50kg a la espalda como si nada. Gracias a Buda por el link.
  5. El Museo Ashmolean puso online toda la colección Young Rembrandt
  6. Una piba le hizo una joda a la madre. Le dijo que iban a prohibir la compra de alcohol durante la cuarentena y la reacción fue espectacular. Me reí a carcajadas. Me lo compartió la grosa de @florencia.
  7. Marques Brownlee publicó la reseña del iPhone 11 Pro después de usarlo por 6 meses. Interesante porque la mayoría de las reseñas llegan una o dos semanas después del lanzamiento del dispositivo. Esto le permitió realmente saber cómo se siente convivir con uno.
  8. Tecnologías que sí: podés sacarle foto a objetos que tenés alrededor tuyo y pegarlos en Photoshop
  9. Un grupo de amigos caminó de México a Canadá y filmó un segundo de cada día. El resultado, obvio, es precioso.
  10. La historia del Argentum Online, el primer MMORPG argentino, contada por su creador

+ FUTURO

Esta semana FUTURO está repleto de info que me pareció interesante tocar. Para empezar, abro con la intención de Alemania de crear una ley de home office para darle a sus ciudadanos la posibilidad de elegir desde dónde trabajar –siempre y cuando sea posible, obvio–. También hablo de cómo YouTube le cerró el canal a un tipo despreciable que difundía teorías conspirativas, cómo Twitter quiere volverse menos tóxica, y le hice algunas preguntas a Matías Woloski, CTO y uno de los fundadores de Auth0, uno de los pocos unicornios argentinos.
 

+ Idea Millonaria

Esta semana con Valen hablamos de algunas series, como Casi feliz, DEVS y Westworld, de cómo Elon Musk se volvió loco por haberle puesto X Æ A-12 como nombre a su hijo, conté un poco cómo me sentí cuando salí a la calle y varias cositas más.
 

+ Bancá observando

Si llegaste hasta acá es que amás profundamente lo que hago, pero mal. Y si amás profundamente lo que hago ya fue, tirame unos pesitos. Podés colaborar con observando usando Mercado Pago, tu tarjeta de débito o, si vivís fuera de Argentina, a través de Patreon. Y si además te quedan fuerzas, ya fue todo de verdad. También recomendá observando en Twitter y avisame que te voy a dar un abrazo a tu casa arriesgándome a que me metan preso.

Recomendar observando en Twitter

Si hay algo que quieras decirme, podés hacerlo contestando este correo. También podés encontrarme en Twitter e Instagram. Si te gustó observando, compartilo y si te gustó mucho, pero mucho mal, podés colaborar con el proyecto.

¿Querés modificar la manera en la que recibís observando?
Podes actualizar tus preferencias or desuscribirte.