Copy
Ver en el navegador

observando

Recopilación de links que podrían interesarte

Por Axel Marazzi


Canción de la semana: 1915 – Los Años Futuros

1. El artista callejero que conquistó el mundo

En octubre de 2018 Banksy publicó el video donde se lo podía ver trabajando en un marco hecho a medida. Era para una de sus más importantes obras, llamada Girl with Balloon, un stencil de una chica en blanco y negro con un globo rojo con forma de corazón que se le había volado. Esa obra sería vendida en Sotheby’s, la casa de subastas más famosa del mundo. Lo que sucedió a continuación fue uno de los momentos más interesantes en la historia del arte contemporáneo.

La obra se vendió como en cualquier en una subasta. Todo fue bien y la venta se cerró en más de un millón de dólares. Lo interesante fue que, cuando se golpeó el martillo que daba por terminada la subasta, se empezó a escuchar un ruido. Era el ruido que hacía el cuadro hecho por Banksy que empezó a triturar la obra. Esa fue la última gran presentación de Banksy, pero resume perfectamente su carrera y lo que logró a través del tiempo con su arte: romper todos los esquemas.

Como un grafitero que se convirtió en el delincuente y artista más importante de la historia de Bristol, Banksy logra movilizar con sus obras de una manera en la que muy pocos artistas lo hicieron. Pero no solo eso, sino que fue él el que logró que el graffiti se convirtiera en algo mainstream logrando que miles de pibitos quisieran ser como él. Banksy es, probablemente, uno de los artistas que más influenció a otros artistas en la historia y logró convertir a un movimiento que era considerado delincuencial en un movimiento artístico con ramificaciones únicas.

Pero lo que hizo en Sotheby’s no fue la primera vez que Banksy le hizo una joda a las grandes instituciones del mundo del arte, de las cuales se viene cagando de risa hace años. En 2003, 15 años antes, Banksy pegó en algunos de los museos más grandes del mundo, como el Louvre, el Tate, el Museo de Historia Natural de Londres, el MET, y el MoMA falsas obras de arte. Algunas eran tan obvias que no pertenecían a esos museos que eran descubiertas en cuestión de horas. Otras, como la que estuvo en el MoMA, quedaron colgadas durante días.

Ese fue el momento en el que el nombre Banksy pasó a ser conocido por todos no solo en el mundo del arte, sino también fuera de ese mundo que, la mayoría de las veces, solo está reservado para una elite. Lo interesante es que lo único que se sabía de él, y que es lo único que se sigue sabiendo hasta el día de hoy, es su apodo. Nadie sabe quién es la persona –o las personas– que están detrás de ese artista anónimo que se animó y logró evadir a la seguridad de varios de los museos más importantes del mundo para poner sus obras al lado de algunos Picasso o Monet.

Banksy nació en Bristol, una de las ciudades más interesantes desde el punto de vista cultural de Inglaterra, y creció en un país que se prendía fuego durante el gobierno de Margaret Thatcher. Es entendible por qué un pibe que creció en los 80s tiene una mirada tan cercana al anarquismo y eligió como forma de expresión predilecta el graffiti, una expresión artística que, desde sus comienzos en Nueva York a fines de los 60s y 70s, fue tomada como una actividad delictiva y contracultural.

No es causalidad que tanto el hip hop como el graffiti florecieran en Bristol, que fue una de las cunas del anti-Thatcherism. Ambos movimientos artísticos fueron los dos máximos exponentes de este movimiento contracultural y antipolítica.

Lo interesante de Banksy, que nació del graffiti pero después se pasó al stencil porque es una técnica ideal para personas que pintan en paredes de manera ilegal porque pueden hacerlo en solo minutos reduciendo drásticamente las posibilidades de que las autoridades los agarren, es que nunca fue un grafitero como la mayoría de los que existían en ese momento. Las pinturas que hacía Banksy desde siempre tuvieron un componente social. De alguna manera lo importante no era que su nombre inundara una ciudad con letras llamativas como sí era el caso de los grafiteros, sino mostrar un mensaje de protesta que se mantiene, al menos en la mayoría de sus obras, hasta el día de hoy. El mensaje que intenta transmitir es un mensaje anticapitalista, antiestablishment, anarquista y mucho más cercano a artistas como Basquiat o Keith Haring que a los grandes y famosos grafiteros.

Banksy tomó lo mejor de varios mundos artísticos, como la manera en la que operan los grafiteros en las calles, la rapidez de los stencil y la posibilidad no solo de ejecutar su arte rápidamente sino de que sea comprendido por todos, y lo aplicó a un pensamiento político activista para crear obras únicas y movilizantes.

Banksy tiene tantos detractores como fanáticos. De un lado los que dicen que se vendió y que se convirtió en el mainstream que tanto critica. Del otro, quienes pensamos que, desde el anonimato absoluto, logró lo que pocos artistas en la historia del arte lograron: interpelar, con obras profundas, a todos los que se las cruzaron y no solo a la elite que forma parte del mundo careta del arte.

Está claro que si bien Banksy es un disidente, decide de manera consciente mantenerse dentro del mundo del arte. De hecho, lo dice él mismo en una de sus frases que más demuestra la intención detrás de la manera en la que accionó a lo largo de toda su carrera:

El mundo del arte es la joda más grande de la historia. Es una casa de descanso para los privilegiados, para los pretenciosos y para los débiles y el arte moderno es una desgracia. Nunca tantas personas usaron tantas cosas y se tomaron tanto tiempo para decir tan poco. Sin embargo, lo positivo es que es probablemente el negocio más simple del mundo para meterse sin ningún tipo de talento y hacer un poco de guita.


2. Louis entre fantasmas, por Arsenault Isabelle

Probablemente te cansaste ya de que diga cada vez que reseño un libro de ilustraciones que no soy una persona que consuma este tipo de libros. Bah, era, porque en los últimos meses terminé más libros de este tipo que de literatura –cosa que voy a intentar cambiar en los próximos meses, aunque con la pandemia se me está haciendo muy complicado sentarme a leer–.

Esta semana leí Louis entre fantasmas, un libro que publicó la ilustradora canadiense Isabelle Arsenault en 2017 y que cuenta la historia de Louis, un chico que, a punto de entrar en la adolescencia, atraviesa momentos triviales y que nos pasaron a todos, como que le guste una chica, como otros mucho más profundos, como enfrentar no solo la separación de sus padres sino la separación culpa del alcoholismo de su papá. El libro es triste. Muy triste. Así empieza: “Mi padre llora. No digo que esté llorando en este preciso instante, aunque seguramente sí. Tampoco digo que mi padre llore con los atardeceres. Lo que quiero decir es: ‘mi padre llora’. El perro ladra, el gato maúlla, mi padre llora”.

El libro se divide en dos. En una parte cuenta la triste historia de alcoholismo de su padre y la de la separación. En la otra lo que hace Louis para poder hablar con la chica de la escuela que le gusta.

Una de las cosas que más disfruté de Louis entre fantasmas es la paleta de colores que eligió Arsenault. Cuando habla de situaciones relacionadas a la familia de Louis la paleta es gris, triste y oscura. Como los sentimientos de los integrantes de esa familia rota. La segunda, cuando el protagonista se relaciona con la chica que le gusta, Billie, la paleta es amarilla y brillante, como el corazón de Louis.

Es un libro tan lindo y esperanzador como triste. Habla de la valentía, de la necesidad de enfrentar los problemas, de la ruptura y del crecimiento. Hay que estar bastante bien para encararlo y no terminar abrazado a la almohada llorando. Yo no lo sabía, así que, entre nosotros, terminé abrazado a la almohada. Algunas cosas pegaron de cerca.
 

3. El reencuentro

Marina Abramovic y Ulay se amaron profundamente. Se conocieron en Alemania en el 76 y su amor no fue el de una pareja convencional, sino más bien el de esas parejas intensas y artísticas que solemos ver en las películas. Durante varios años vivieron en una minivan recorriendo las ciudades de la ex Yugoslavia y Europa mientras hacían y planificaban, en un pequeño espacio dentro del vehículo, sus obras artísticas y performances. Una de las obras más famosas que hicieron fue The lovers, en el 88. La performance fue en la Muralla China. Ulay empezó a caminar desde la punta de la muralla que se encuentra en el desierto de Gobi. Marina desde la punta que se encuentra en el Mar Amarillo. Se encontrarían en el medio para casarse. Pero pasó lo contrario: cuando se encontraron se separaron. Nunca más se vieron.

Años después, en 2010, después de cada uno haber seguido su propio camino artístico, ella realizó The artist is present en el MoMA. En la performance ella estaba sentada en una mesa en el medio del salón y quienes habían ido al museo podían sentarse enfrente para mirarse durante un minuto. Ahí fue donde, después de más de una década, sucedió el reencuentro. Ella no sabía que Ulay iría a la presentación. El momento fue emocionante. Ella levantó la mirada e, instantáneamente cuando lo vio, se emocionó profundamente, estiró las manos y agarró las de él.

¿Te gusta observando? Recomendalo en Twitter

4. El muro de las madres

En Estados Unidos las protestas continúan. En varios puntos del vasto territorio yankee, pero sobre todo en Portland, los activistas antirracistas, que volvieron a salir a las calles después del asesinato de George Floyd, todavía siguen en las calles luchando por sus derechos. La respuesta del gobierno de Donald Trump, en vez de escuchar a la sociedad, fue enviar fuerzas federales. El envío de esas fuerzas para tareas de seguridad ciudadana es algo que no suele darse en Estados Unidos porque los alcaldes y gobernadores no tienen ninguna jurisdicción sobre ellos. Eso, como podía esperarse, recrudeció los enfrentamientos.

Y una de las historias que más me emocionó en relación a las protestas fue la que me reveló a The Wall of Moms (El muro de las madres) un grupo de mujeres autoconvocadas que, literalmente y como su nombre lo indica, se reúnen para ser la primera línea de defensa entre las autoridades represivas y los activistas.

Personas como Norma Lewis –que es la mujer que tiene una rosa amarilla en la mano en la foto de más arriba– o Bev Barnum son solo dos de las madres que forman parte de The Wall of Moms y que todos los días acuden al centro de las protestas para defender a los manifestantes de las autoridades.

Acá traduzco una respuesta que dio Barnum, una de las organizadoras de The Wall of Moms, pero toda la entrevista que le hicieron en Left Voice me parece muy interesante:

Estamos en una zona de guerra. Disparan gases lacrimógenos. Disparan balas de goma. También disparan un sonido increíblemente fuerte que lastima tus oídos. Esto nos obligó a replantearnos antiguos prejuicios sobre los manifestantes y su capacidad para comunicarse de manera efectiva con la policía. Nos demostró que no hay comunicación con la policía. No están allí para comunicarse. Están allí para hacer daño corporal. Están literalmente vestidos para la guerra. Llevan chalecos antibalas. Están usando pistolas. Esta violencia no disuadió a las mamás, sino todo lo contrario. En nuestra primera noche tuvimos 30 mamás en el centro de justicia. La noche siguiente tuvimos 150 mamás. La noche siguiente tuvimos 300 y anoche tuvimos 400 mamás”.

Colaborá con observando

Corto la programación habitual un ratito para contarte que si te gusta lo que hago, podés colaborar con observando. Algo así como pasar la gorra, pero versión digital. Podés suscribirte por $100, lo que sale una cerveza, o por $1.000.000 y permitir que haga este newsletter desde el caribe. No ahora exactamente porque viajar está levemente jodido porque no sé si te enteraste pero hace unos meses un chino se comió una sopa de murciélago y eso desencadenó una serie de problemitas. Me fui por las ramas, para variar. Podés suscribirte con tarjeta de crédito, con tarjeta de débito o, si estás fuera de Argentina, por Patreon. Sigamos con lo nuestro.

5. Nuestra atención, la demonización y los bandos

Un artículo publicado por Arnold Kling y que, creo, compartió Gauyo a través de Twitter, me dejó pensando. En el texto Kling habla sobre el consumo de noticias y como este cambió radicalmente en los últimos 15 o 20 años.

En esa época consumir noticias era una actividad social. Veíamos televisión en grupo o escuchábamos la radio en grupo. Entonces prestarle atención a las noticias era similar a lo que sucede hoy cuando vemos una película. Si la vemos solos ponemos pausa todo el tiempo, vamos a la heladera, al baño, volvemos a la heladera y así es como terminamos tardando tres horas en ver una película que dura dos.

Con las noticias pasa lo mismo. Empezamos a consumirlas en soledad. Leemos diarios digitales en nuestras computadoras o teléfonos, escuchamos podcasts mientras lavamos los platos o llegamos a artículos a través de redes sociales como Twitter o Instagram. Y nuestra atención, al no consumir esas noticias como una actividad social sino en soledad, empieza a desaparecer. Por ese motivo los medios en los últimos tiempos empezaron a utilizar técnicas para poder mantenernos pegados.

Para eso, según Kling, lo que empezaron a hacer los medios es apelar a nuestra liberación de dopamina. Algo así como lo que hacen las redes sociales con los likes y seguidores para mantenernos pegados lo hacen las noticias con, sobre todo, la demonización.

Esto es lo que dice Kling:

Obtenemos una liberación de dopamina cuando vemos la demonización de las personas con las que no estamos de acuerdo. Entonces, la demonización se convierte en una estrategia darwinista ganadora en la era de los medios contemporáneos.

Es una interesante mirada en relación a cómo no solo los medios hacen el tratamiento que hacen de las noticias, sino cómo se terminaron armando bandos (grieta what?) en todo el mundo.
 

6. Vox en YouTube

Me hice muy fan del canal de YouTube de Vox, uno de los mejores medios del mundo que llevó a otro nivel el concepto de noticias explained. Seguramente estoy llegando tardísimo, porque el canal tiene más de un millón de seguidores, pero seguro que hay algunos lectores de observando que no lo conocen.

Lo que más me gusta es que tiene contenido para todos los gustos y les va tan bien que suben de a dos o tres videos por semana. Yo empecé por uno donde explican cómo es el funcionamiento de las máquinas de peluches (tl;dr: la pinza está programada para tener más fuerza después de una cantidad determinada de intentos –pero randomizado para que no puedan sacarle la ficha– que hacen que los dueños terminen ganando plata siempre), otro donde desarrollan por qué ningún acuario del mundo tiene tiburones blancos y lo que pasa cuando nos sonamos los dedos.

Si están al pedo y quieren ver algún videito cortito para aprender algo nuevo, es por acá.

Otros enlaces que podrían interesarte

  1. Los del New York Times hicieron un tracker de las vacunas del coronavirus. Básicamente te indica en cuántas se están trabajando y en qué fase de desarrollo están.
  2. Saben que estoy más fan de Notion que sus mismísimos creadores. Bueno, acá encontré un sitio con templales ya armados para no tener que laborar tanto desarrollando los propios.
  3. El fotógrafo del New York Times llamado Tyler Hicks viajó por el Amazonas, en Brasil, para fotografiar cómo la pandemia está afectando terriblemente a la región.
  4. Así es como los satélites de SpaceX arruinan una foto del cometa Neowise.
  5. Mask debate o…masturbate? Un video de John Oliver, como siempre, genial.
  6. Interesante análisis en relación a las empresas tecnológicas después de haberse sentado en el banquillo esta semana: internet permitió la creación de un nuevo estilo de monopolio. Nadie escapa a estas firmas dominantes, que tienen el poder de elegir ganadores y perdedores, tanto en la economía como en el ámbito de la información.
  7. Un grupo de capos haciendo memes se unió para crear contenidos para ir contra Trump.

Autobombo

 

+ CUR!OUS

Como pasa cada 15 días, mañana sale una nueva edición de CUR!OUS tanto newsletter como podcast. En la nueva edición del newsletter tocamos varios temas que quizás te interesen, como el reconocimiento facial, tests experimentales logran detectar cáncer hasta cuatro años antes de que aparezcan los síntomas o un importante avance en la energía solar a través del cual lograron crear energía a partir de luz invisible entre otras cosas.

En el podcast hablamos con expertos de Access Now, una organización sin fines de lucro que nació en 2009 y que se encarga de defender los derechos digitales de las personas en todo el mundo, para que nos expliquen no solo cómo funciona el reconocimiento facial sino cuáles son las principales preocupaciones en relación a esta tecnología que es tan heavy que empezó a ser prohibida en algunos lugares del mundo.
 

+ FUTURO

Además, también hay nueva edición de FUTURO. Abrí, como no podía ser de otra manera, con cómo los CEOs de las cuatro empresas de tecnología más importantes del mundo (Facebook, Google, Amazon y Apple) se sentaron en el banquillo y tuvieron que dar explicaciones sobre posibles prácticas monopólicas, recomendé una app para cuidar nuestras plantitas, un mea culpa de Facebook y cómo Twitch se quiere meter en el mundo del deporte tradicional.

 

+ Idea Millonaria

También salió un nuevo ep de Idea Millonaria donde conté cómo le robaron a un amigo hace unas semanas, sobre Banksy y un documental que vi esta semana y Valen habló sobre el bully que lo acosó durante un año cuando era pibito. Charlamos largo y tendido y siento que fue uno de esos episodios que podrían gustarte.

¿Te gusta observando? Recomendalo en Twitter

Outro

Hola, amis, ¿todo bien?

Llegamos al final otra vez. Espero que no te haya parecido tan larga esta edición de observando.

Lo que sí se me hizo largo a mí fue la semana. Me levanté el jueves contento. Pensaba que era viernes. Desde ese momento lo que quedaba de la semana fue cuesta arriba.

Con Valen hicimos una segunda prueba de live de Idea Millonaria en Twitch. Estamos incursionando en un nuevo formato que me atrae bocha mal, pero que todavía estoy desculando como creador de contenidos –digo como creador porque como consumidor ya lo uso hace tiempo–.

Entre nos, nunca fui muy fan de las cámaras, pero esto no me jode tanto porque las personas que nos ven son gente que, de alguna manera u otra, banca nuestros proyectos. Incluso a muchos los conocemos en persona después de las juntadas de Idea Millonaria, así que se siente un poco como estar en casa. Vamos a ver que sale de eso.

¿Banksy será Robert Del Naja? ¿Quizás sea una parte de Banksy porque Banksy es un colectivo? En fin, preguntas que debería dejar de hacerme para agarrar la pala.

Sé que te conté que hace unos meses empecé a trackear el tiempo que me llevan algunas tareas para ordenarme mejor. Esta edición de observando se me fue de las manos mal y me tomó 7h 12m 14s.

Disfrutá del domingo y cuidate.

Te mando un abrazo.

Axel

Si hay algo que quieras decirme, podés hacerlo contestando este correo. También podés encontrarme en Twitter e Instagram. Si te gustó observando, compartilo y si te gustó mucho, pero mucho mal, podés colaborar con el proyecto.

¿Querés modificar la manera en la que recibís observando?
Podes actualizar tus preferencias or desuscribirte.