Copy
Ver en el navegador
Por Axel Marazzi

1. El sobrino de Bioy

Pedro Mairal es de mis autores argentinos preferidos. No es raro, es el autor preferido de muchísimos lectores porque La Uruguaya, una de sus novelas, se convirtió en un libro fetiche y lo leyó muchísima gente. Pero la fama de Mairal llegó muchísimo antes que la publicación de La Uruguaya. La vida de Mairal cambió en 1998, cuando ganó el premio Clarin gracias a Una noche con Sabrina Love, la novela que cuenta la historia de un chico entrerriano que gana un sorteo para pasar una noche con una actriz porno de Buenos Aires.

Esta semana leí un texto del autor, llamado El sobrino de Bioy, que forma parte del libro Maniobras de evasión, cuya edición y selección de textos corrió a cargo de la única e inigualable Leila Guerriero.

En El sobrino de Bioy Mairal cuenta toda la historia que vivió desde que decidió enviar el manuscrito de Una noche con Sabrina Love hasta que gana el premio y termina viviendo un cambio de vida radical en cuestión de meses. Cómo pasó de dar una serie de talleres de escritura y una clase de Literatura Inglesa a convertirse en uno de los escritores del momento, a ver cómo adaptaban su novela al cine sin preocuparse en absoluto por ser fieles a la obra original (“Para eso te pagan, para que no estorbes”), a alegar que había ganado el premio porque, justamente, era el sobrino de Bioy Casares, uno de los integrantes del jurado (cosa que es mentira).

Es interesante porque nos permite ver de cerca un mundo que desconocemos por completo. Cómo un pibe normal, común y corriente quien disfruta de escribir poemas y cuentos termina, de casualidad, escribiendo una novela, ganando uno de los premios más prestigiosos de su país y convirtiéndose en un escritor influyente.

Lo amé no solo por la pluma de Mairal, graciosa, certera y profunda, sino también porque nos muestra un lado del mundo literario (“Bienvenido al estanque de los tiburones”), que desconocemos por completo y que va mucho más allá de los libros que leemos y amamos.

2. Tu visión del mundo

Esta semana llegué gracias a Pantano, el newsletter de Milagros Garcia, a un video titulado Nobody Stands Nowhere, que hizo la artista Emily Downe hace algunos meses donde explora el concepto de cosmovisión y se mete en la mirada personal que tenemos del mundo, qué nos hace quiénes somos, en qué nos basamos para tomar las decisiones que tomamos.

Las ilustraciones del video son una obra de arte, pero lo que más me llegó es el texto, introspectivo y que intenta explicar que no somos entes aislados, sino que somos una creación de la cultura y nuestro entorno. Un video que intenta, desde la simpleza, explicar que todos pensamos diferente y que tenemos que entendernos y acercarnos.

Lo traduje porque me pareció una joya absoluta:

¿Cuál es tu visión del mundo? ¿Cómo ves las cosas? ¿Qué te hace quien sos? ¿En qué basás tus decisiones? ¿Por qué reaccionaste de esa manera? ¿Crees en Dios o en un poder superior o ves el mundo como un cóctel del azar y accidentes?

Todos tienen una cosmovisión, sean religiosos o no. Cada individuo ve al mundo a través de ciertos lentes. Puede haber sido moldeado por su educación, entorno o religión y puede cambiar a medida que avanza su vida.

La cosmovisión puede ser tanto personal como organizada. Son tus actitudes y creencias profundamente arraigadas lo que dan la forma en la que vivís.

Es importante pensar en tu propia cosmovisión. ¿Dónde crees que está la verdad?

¿Qué pasa con la cosmovisión de quienes te rodean? ¿Los entendés? Puede que no sean tan similares a vos como esperarías, o tal vez su visión del mundo sea más parecida a las tuyas.

Algunas personas pueden sentir que la vida se trata de tener éxito siendo lo mejor en lo que hagas. Y algunos quizás piensan que se trata de ayudar a los más vulnerables. Otros pueden creer que pertenecer a un grupo es vital para encontrar un significado. Mientras que otros atesoran formar parte de la naturaleza en toda su belleza.

Y aún así, la mayoría de nosotros no solo veremos la Tierra a través de un solo lente, sino a través de una combinación de múltiples visiones. En una sociedad cada vez más pluralista, comprender el mundo que nos rodea significa darse cuenta de que no existe una perspectiva neutral.

Nadie se para en ninguna parte, ¿sabés dónde te encontrás vos y por qué?

Colaborá con observando

Si te gusta lo que hago, podés colaborar con observando suscribiéndote con tarjeta de crédito, con tarjeta de débito o, si estás fuera de Argentina, a través de Patreon o PayPal. Vas a estar ayudándome mucho.

3. Los sueños de los refugiados

Internet está repleto de proyectos nobles que intentan abrirnos la cabeza. Ideas que intentan mostrarnos el mundo de una manera más bella y apacible. Proyectos que, de alguna manera, intentan hacernos mejores personas cambiando nuestras perspectivas y formas de mirar a otros. Es justamente lo que intenta, y siento que logra absolutamente, 1000 Dreams, un sitio que cuenta los sueños de mil refugiados que llegaron a Europa.

En el peor de los casos los refugiados son vistos como personas que llegan para invadir los territorios y que amenazan la cultura. En el mejor se los ve como personas indefensas y desesperadas. Estas narrativas no tienen en cuenta la diversidad de interés que tienen los refugiados y crean estereotipos.

1000 Dreams busca justamente eliminar esa narrativa dándole voz a quienes tuvieron que irse de sus países. Los sueños de estas mil personas son tan diferentes como su pasado, su vida, sus gustos e intenciones.

El sueño de Mana:

"Deseo que no haya dolor en el corazón de nadie".

El sueño de Pejman:

"Mi mayor deseo y esperanza es que algún día seamos tratados como humanos".

El sueño de Mudi:

"Mi sueño ahora es sentirme más segura".

El sueño de Djenk:

"Mi sueño antes de venir a Bélgica era ser papá".

El sueño de Tekle:

"Mi sueño era estar en un lugar seguro y protegido y vivir como lo hacen los demás".

3. 30 Monedas

El domingo pasado te conté que había empezado 30 Monedas, la serie que hizo Álex de la Iglesia para HBO Europa. Como tiene solo ocho episodios la terminé en cuestión de días y, contrariamente a lo que imaginé, me gustó mucho. Te cuento por qué digo contrariamente.

La serie es un show de terror que transcurre mayormente en un pequeño pueblo de España donde empiezan a pasar cosas extrañas después de la llegada del cura Manuel Vergara. Vergara es un tipo que solo podría existir en una ficción. Un hombre de unos 50 años, brutalmente trabado, fanático del boxeo y quien es exorcista. Si bien es un hombre de mucha fe, es el clásico cura que no le da mucha pelota en sí a la Iglesia como institución.

El pasado de Vergara lo condena y persigue donde vaya y estas personas que formaron parte de su vida son quienes están buscando las monedas del nombre de la serie. Para no tirar ningún spoiler, no diré mucho más de la trama.

La cosa es que el primer episodio se va bastante al carajo por las criaturas que se pueden ver y ese no es el tipo de terror que suelo disfrutar. Me gusta más el psicológico que está más cerca del thriller que del terror de, por ejemplo, La Llamada o It.

Pero a medida que avanza la serie esos monstruos empiezan un poco a quedar relegados para que entre en conflicto la historia detrás, los motivos por los cuales quieren esas monedas, que hacen al show un poco más interesante.

QUOTE

"Todo acto de percepción es hasta cierto punto un acto de creación, y todo acto de memoria es hasta cierto punto un acto de imaginación".

— Oliver Sacks, Musicophilia (2018)
Compartir

Otros enlaces

  1. Christian Cibelli es Software Director en Mercado Libre e hizo una webapp que nos revela, solo ingresando nuestro usuario, hace cuánto tenemos cuenta en la plataforma y cómo se veía el sitio cuando nos registramos.
  2. ¿La mejor manera de encontrar la respuesta correcta en Internet es publicar la incorrecta?
  3. ¿Queremos realmente vivir dentro del metaverso de Facebook? Un texto de Félix Palazuelos muy interesante sobre el mundo virtual que quiere construir Mark Zuckerberg.
  4. Un desarrollador hizo su cuarto en 3D y el resultado es precioso.
  5. ¿Vieron que suele haber vecinos medio ortivas que dejan mensajes con mucha mala onda pidiendo que bajemos la música, que no practiquemos tocando instrumentos y demás? Bueno, este tipo es todo lo contrario. Gracias Agus querida por pasarme el enlace.
  6. ¿Por qué las “pantallas azules de la muerte” son azules?
  7. El trailer de Matrix Resurrections es de otro planeta. Manija nivel dios.
  8. “¿Por qué no cantas lo que dice el diario?”, el consejo de Andy Warhol a Iggy Pop.
POEMA DE LA SEMANA

 

Confesión

Esperando la muerte
Como un gato
Que va a saltar sobre
La cama

Me da tanta pena
Mi mujer

Ella verá este
Cuerpo
Blanco
Rígido
Lo zarandeará una vez y luego
Quizás
Otra:

Hank no
Responderá.

No es mi muerte lo que
Me preocupa, es mi mujer
Que se quedará con este
Montón de
Nada.

Quiero que
Sepa
Sin embargo
Que todas las noches
Que he dormido a su lado

Incluso las discusiones
Más inútiles
Siempre fueron
Algo espléndido

Y esas difíciles
Palabras
Que siempre temí
Decir
Pueden decirse
Ahora:

Te amo.

– Charles Bukowski

Outro

Hola, ser del bien que llega hasta el final de mis correos, ¿cómo estás?

Yo, ahora, bien. Digo “ahora” porque tuve una semana complicada. Esta vez no por lo laboral, sino porque el domingo pasado al mediodía fui a buscar el auto, que había dejado estacionado a un par de cuadras de casa, y me encontré con que me habían roto una de las ventanas para robarme el navegador, que es como el stereo pero con esteroides.

Así que esa situación me tuvo bastante mal casi toda la semana. No solo porque el seguro medio que te cubre lo que le pinta con excusas que ni ellos entienden, sino por el tiempo perdido en denuncias, talleres y llamadas telefónicas que tardan demasiado tiempo en atender.

Como que además del bajón de encontrarte con que te robaron y tener que hacer fuerza para reponerte también tenés que perder un montón de tiempo haciendo trámites. Con lo que cuesta encontrar un rato libre con tanto laburo, perderlo haciendo trámites es de lo peor que se me puede ocurrir.

Pero bueno, si bien ese bardo no terminó completamente, al menos ya está encausado y no me quedan tantos trámites por hacer.

Pasemos a algo menos deprimente. Esta semana empecé Ted Lasso. Obvio, tarde como siempre, pero ya saben que a mí me gusta llegar cuando no todos están hablando de eso en redes sociales. Vi muy pocos episodios, pero, ¿es el protagonista del show la mejor persona que habita sobre la faz de la Tierra? Probablemente. Es una serie que se ve rápido, así que seguramente en la próxima edición de observando escriba una reseña sobre ella.

Te dejo para que disfrutes de tu domingo en paz. Ya sabés que si querés ayudarme podés colaborar con observando haciendo un pequeño aporte mensual, comprándome un cafecito o compartiendo lo que hago en tus redes sociales.

Un abrazo grande,

Axel

¿Querés modificar la manera en la que recibís observando?
Podes actualizar tus preferencias o desuscribirte.