Copy
Ver en el navegador
Por Axel Marazzi

1. Parks & Recreation

Después de varios meses, terminé de ver Parks & Recreation. No suelo meterme con series que tienen tantas temporadas y más con tantos episodios por cada una de esas temporadas, pero como había quedado huérfano después de haber visto The Office, decidí ir por el show porque sus creadores, Greg Daniels y Michael Schur, son los mismos.

Si bien Parks & Rec no es tan buena como The Office, tiene la misma dinámica de documental ficcionado que se da, justamente, en una oficina. En este caso es una oficina del estado de Estados Unidos en una ciudad ficcional perdida de Indiana llamada Pawnee. Los protagonistas trabajan en la oficina de parques y son casi tan inútiles como los de The Office.

Lo que me gusta de este tipo de shows es que si bien cuesta entender la dinámica y de qué va la serie, una vez que comprendemos a los personajes, que llegamos a conocerlos y saber cómo piensan y cómo pueden actuar en determinadas situaciones, terminamos queriéndolos.

Los actores, con Amy Poehler a la cabeza, la descosen toda. Aziz Ansari, Nick Offerman y Aubrey Plaza lograron una composición única que hace que terminemos queriendo realmente a esos ñoquis yankees.

Parks & Rec te va a gustar seguro si viste The Office y extrañás una serie del estilo porque tanto Schur como Daniels aplicaron todo lo que aprendieron en esta nueva producción. Obviamente, no es lo mismo, probablemente ninguna que hagan lo será, pero es muy, muy buena.

2. Joy Oladokun

Hay pocas cosas que me generen más placer que descubrir artistas que me gustan, sobre todo músicos. El placer es todavía mayor considerando que hace tiempo que no nace alguna banda o solista que realmente me vuele la cabeza. Pero por suerte cada tanto hay alguien que me moviliza.

Y pasó hace algunos días, cuando llegué al Tiny Desk de Joy Oladokun, una estadounidense con la voz más dulce con la que te vas a encontrar en mucho tiempo.

Oladokun, de 29 años, tiene tres discos de estudio, Carry (2016), In Defense of My Own Happiness (The Beginnings) (2020), y In Defense of My Own Happiness (2021), y su Tiny Desk es de una belleza absoluta. No solo por sus canciones, que además de ser hermosas transmiten mensajes increíblemente profundos, sino por lo que dice entre tema y tema.

La National Public Radio eligió a “I See America”, que arranca con la frase “I saw God out on the block today / He was darker than the preachers say / With a teardrop tattooed on His face / And dirt in His fingers”, como una de las canciones del 2020. Una justamente de las que podemos escuchar en el live junto con “If you got a problem”, “Taking the heat” y “Sunday”.

Oladokun, que se identifica como una mujer negra queer, en sus temas habla de discriminación, de lo difícil que es crecer en un mundo como el actual, de las diferentes formas que tiene el amor. Una artista con no solo una música preciosa, sino también un mensaje importante.

Colaborá con observando

Si te gusta lo que hago, podés colaborar con observando suscribiéndote con tarjeta de crédito, con tarjeta de débito o, si estás fuera de Argentina, a través de Patreon o PayPal. Vas a estar ayudándome mucho.

3. El reino

Como esta semana con Maca terminamos Parks & Rec y quedamos huérfanos de series nos pusimos a pensar qué podíamos ver a continuación. Pensamos en dos tipos de shows. Esos clásicos largos que todavía no vimos como The Sopranos o The Wire o mini series que podamos maratonear relativamente rápido como Unorthodox, Maniac o El Reino. Fuimos por El Reino porque pintó ver algo en castellano con actores conocidos.

El Reino es un drama de esos clásicos en el que ocurre un crimen en el primer capítulo y después se está durante todo el show, que tiene ocho episodios, intentando dar con el culpable. No pensé que me iba a gustar tanto, sobre todo porque varios conocidos me habían dicho que no les había parecido la gran cosa, pero me encantó.

No es de esas series que vienen para cambiar todo, sino que toman algo ya hecho anteriormente y lo aplican y resuelven bien, con actuaciones interesantes y una trama llamativa, sobre todo en un mundo actual donde las derechas están en auge otra vez. Toca temas como el avance de estados religiosos, las fake news, la Iglesia y más.

Linda para agarrar un domingo de esos en los que la cama no te deja salir de sus garras y hacerla bolsa.

QUOTE

"Desarrolla el coraje suficiente para poder defenderte a vos mismo y después defender a otro".

— Maya Angelou, Rainbow in the Cloud (2014)
Compartir

Otros enlaces

  1. Hace algunos meses Nico Piccoli, amigo de la casa, lanzó Menciones, un newsletter donde comparte enlaces interesantes con los que se cruzó en la semana y contenidos para ver, escuchar, seguir y leer. Muy copado para los curiosos que gusten de una curación bien cool de contenidos copados.
  2. Dos newsletters de música que empecé a seguir por el mismo motivo: siempre escucho lo mismo y quiero cosas nuevas. El primero es Oid mortales, con cuatro recomendaciones de discos que sale una vez por mes y el segundo es Flow State, donde recomiendan un disco por día.
  3. Un texto en The New Yorker del gran Anthony Bourdain donde cuenta cómo funcionan las cocinas: “La gastronomía es la ciencia del dolor. Los cocineros profesionales pertenecen a una sociedad secreta cuyos antiguos rituales se derivan de los principios del estoicismo frente a la humillación, las lesiones, el cansancio y la amenaza de enfermedad”.
  4. ¿Se pudo ver el nuevo iPhone en Ted Lasso?
  5. ¿Por qué nos encanta el olor de los libros?
  6. Paga 250.000 euros por el primer NFT de Banksy. No era de Banksy.
  7. La polémica detrás del Basquiat que se pudo ver en la publicidad de Tiffany que protagonizaron Beyoncé y Jay-Z.
  8. ¿Qué pasa si estás en un museo y sin querer rompes una obra?
  9. Un mini documental que hizo Futurock para mostrar cómo la pandemia afectó brutalmente al microcentro porteño. Si bien se trata de algo muy argentino, puede extrapolarse y ver cómo el coronavirus afectó a las zonas de oficinas y turismo a nivel mundial.
  10. Lo más cringe que vas a ver hoy pero por la mierda.
POEMA DE LA SEMANA

 

Canción de amor de la joven loca

Cierro los ojos y el mundo muere;
Levanto los párpados y nace todo nuevamente.
(Creo que te inventé en mi mente).

Las estrellas salen valseando en azul y rojo,
Sin sentir galopa la negrura:
Cierro los ojos y el mundo muere.

Soñé que me hechizabas en la cama
Cantabas el sonido de la luna, me besabas locamente.
(Creo que te inventé en mi mente).

Dios cae del cielo, las llamas del infierno se debilitan
Escapan serafines y soldados de Satán:
Cierro los ojos y el mundo muere.

Imaginé que volverías como dijiste,
Pero crecí y olvidé tu nombre.
(Creo que te inventé en mi mente).

Debí haber amado al pájaro de trueno, no a ti;
Al menos cuando la primavera llega ruge nuevamente.
Cierro los ojos y el mundo muere.
(Creo que te inventé en mi mente).

– Sylvia Plath

Outro

Hola, amiguite del bien, ¿cómo estás?

Yo bien. Como habrás visto esta edición de observando fue un poquito más corta de lo que suele ser. El tema es que en la semana no tuve demasiado tiempo para terminarlo y el sábado se me fue de las manos. La cosa es que me tiré a dormir la siesta a las cuatro y media de la tarde, puse la alarma una hora después y me levanté una hora y media después de que sonó la alarma. Es decir, metí dos horitas y media de siesta.

Los riesgos de almorzar con vino y ni siquiera acordarte de haber apagado la alarma. Classic.

Empecé a ver 30 monedas, la serie de Álex de la Iglesia que produjo HBO. Con Maca habíamos pensado empezar Brooklyn Nine-Nine para seguir con esto de ver comedias largas después de habernos clavado The Office primero y Parks & Rec después, pero yo no tenía tantas ganas, así que fuimos por esta del español.

Para el que lo conoce sabe que Álex de la Iglesia es un director de culto un tanto diferente. Y habiendo visto solo un episodio de 30 monedas lo único que podría decir de esta mini serie es que, al menos por ahora, es rara. Muy rara. Vamos a ver cómo evoluciona.

El viernes conocí Rabieta, la cervecería que está adentro del hipódromo de Palermo. No me gustó tanto ni tiene una propuesta demasiado diferente a la de todas las cervecerías que hay dando vueltas, pero está bastante bien y que esté adentro del hipódromo le da un gustito diferente. Hoy, sábado en el que estoy escribiendo este outro desde la cama y evaluando al mismo tiempo dónde salir a comer, creo que vamos a optar por Mengano, Las Morochas Cantina o F4 Esquina. Estamos todavía decidiéndolo (es obvio que terminamos en cualquier otro lado porque no tenemos reserva y nos van a decir que hay 12 horas de demora).

Te dejo para que disfrutes de tu domingo. Si querés ayudar con tu granote de arena, podés hacerlo suscribiéndote y aportar mensualmente a observando, comprarme un cafecito o comentar el newsletter en tus redes sociales. Todo ayuda un montón.

Un abrazo grande y gracias por llegar hasta acá abajo.

Axel

¿Querés modificar la manera en la que recibís observando?
Podes actualizar tus preferencias o desuscribirte.